Ir al contenido principal

Estándares de jazz: 7. 'My Favorite Things'




En ocasiones un segundo matrimonio supera con creces una relación anterior. Musicalmente hablando esto es lo que sucedió con el tándem artístico que formaron Richard Rodgers y Oscar Hammerstein II, a quienes se les considera el paradigma creativo del teatro musical del siglo XX.


Efectivamente, ambos crearon una carrera profesional y una gran reputación con sus primeros colaboradores.


En el caso de Richards Rodgers, su colaboración con Lorent Hart durante más de dos décadas dejó decenas de partituras de musicales tanto para Broadway como para Londres, así como composiciones para Hollywood para contrarrestar la depresión económica en la década de 1930. Posiblemente su musical con mayor repercusión sea Pal Joey. De entre los temas que compusieron a lo largo de esta colaboración, muchos se convirtieron en éxitos y, por tanto, gran número de estas piezas han pasado a formar parte del amplio abanico de estándares de jazz. Son composiciones de Rodgers y Hart Isn’t it Romantic?, Blue Moon, Where Or When, My Funny Valentine o The Lady Is A Tramp.


Por su parte, Oscar Hammerstein II y el también neoyorquino Jerome Kern (The way you Look Tonight, Lady be Good) crearon una colaboración mítica, donde las composiciones de Kern y las ideas revolucionarias en la creación de libretos de Hammerstein dieron lugar a obras que marcaron un hito en el teatro musical. Tal fue el caso de Show Boat (1927), uno de los mayores éxitos de Broadway de todos los tiempos, que tuvo hasta tres versiones cinematográficas (Magnolia en la versión española). Esta obra no sólo tuvo repercusión por sus composiciones (Ol’ Man River la que más) sino también porque Oscar Hammerstein consiguió revivir nada menos que un género musical: la opereta. Un estándar mítico del trabajo entre ambos músicos es All The Things You Are.


Con este currículo a sus espaldas, era grande la expectación en este reencuentro —Hammerstein compuso letras para temas de Rodgers cuando coincidieron en la universidad décadas antes—.


Richard Rodgers y Oscar Hammerstein II



Una de las razones por las que marcaron el cambio en la forma en que habría de concebirse y escribirse el género musical tuvo mucho que ver con el bagaje que ambos aportaron a este nuevo y definitivo matrimonio profesional. La comedia musical que dominaba Rodgers y la innovación en los libretos de Hammerstein, que introdujo tramas y temáticas más complejas en tanto que desarrollaba las estructuras y refinaba e incluso transgredía la tradición de los letristas del género, les llevaron a su vez a nuevas concepciones comunes: su tándem fue categórico en dejar de componer una obra en torno a una estrella para otorgarle todo el protagonismo al musical en sí (siempre con honrosas excepciones en casos muy concretos). Todo ello quedó patente en su primer trabajo en común, Oklahoma! (1943). Tras él vinieron títulos como Carousel, South Pacific, El Rey y Yo, o The Sound Of Music, que fue la última obra que compusieron juntos. Su estreno tuvo lugar poco antes de la muerte de Hammerstein, en 1959. Edelweiss fue la última canción que escribió.


Rodgers y Hammerstein formaban además un engranaje perfecto en la unidad de la composición musical y la literaria; tal era su empatía y su nivel artístico que en la mayoría de los casos pareciera que la obra había sido compuesta por un solo hombre


Rodgers sobrevivió a Hammerstein casi dos décadas pero mantuvo la afinidad con su compañero incluso en la manera de dejar este mundo: prácticamente con la pluma en la mano. Ambos fallecieron con la satisfacción de un trabajo bien hecho (Hammerstein acababa de presenciar el estreno de The Sound Of Music, y Rodgers el de I Remember Mama).


Entre sus trabajos para teatro musical (su prioridad), las versiones de éstos a la pantalla grande y sus obras para cine y televisión (State Fair y Cinderella) Rodgers y Hammerstein ganaron 34 premios Tony, 15 premios Óscar, el premio Pulitzer y dos Grammy.


The Sound of Music


Cuando en 1949 María Augusta Trapp, viuda de Georg Ludwig Ritter von Trapp, publicó las memorias de su familia en The Story of the Trapp Family Singers, el matrimonio y sus diez hijos ya eran una agrupación conocida internacionalmente.

La historia de la novicia que cumple órdenes de la abadesa para educar a los hijos de un militar austriaco de origen dálmata en el marco de la amenaza nazi era sólo el germen de la narración, pues la biografía familiar siguió desarrollándose a lo largo de las siguientes décadas: su matrimonio en 1927, la bancarrota familiar, sus comienzos como grupo musical, su encuentro con Hitler, la huída del III Reich, su exilio a Italia y después a América, su éxito musical en EE UU y Canadá, sus grabaciones para RCA Victor, o su colaboración en un disco de Elvis Presley.

The Trapp Family Singers fotografiados en Boston en 1941 por Larry Gordon



En la década de 1950 hubo en Europa dos adaptaciones a la gran pantalla basadas en el libro de María von Trapp.


Todo este material aderezado de ingredientes básicos para Rodgers y Hammerstein —la coexistencia de drama, comedia, música y trasfondo social— resultó en el libreto y composición de su obra de mayor éxito: The Sound Of Music, que se estrenó en el teatro Lunt-Fontanne de Broadway el 16 de noviembre de 1959.


La enorme fama que conquistó el musical hizo que el director Robert Wise convocara a Rodgers y Hammerstein para trabajar en una adaptación a la gran pantalla —la propia María von Trapp tiene un cameo en el filme—, y así, en 1965 se estrenó la película musical con mayor éxito de todos los tiempos (éxito a su vez de crítica, ganando 5 óscars, entre ellos el de mejor película y mejor director), de título homónimo en la versión americana (Sonrisas y Lágrimas en España).

Julie Andrews y Christopher Plummer en una escena del filme de Robert Wise



My Favorite Things


Se trata del cuarto tema del Acto I del musical, aunque sufrió cambios en la versión cinematográfica. En su origen es cantado a dúo entre María y la abadesa, en una escena en la que la novicia recurre a sus cosas favoritas (My Favorite Things) para enfrentar el miedo que le produce la orden de la abadesa de que abandone el convento —la vida que había elegido libremente: el mundo tal y como lo conocía y deseaba— y resida en una mansión educando a siete niños —otro hogar, otra vida y prácticamente otro mundo—.


El guionista Ernest Lehman (Con La Muerte En Los Talones), responsable de la adaptación en la versión cinematográfica, eligió que María cantara el tema con los hijos del capitán von Trapp cuando éstos la buscan asustados en una noche de tormenta.


En cualquier caso, ambos enfoques muestran una situación marcada por el miedo en la que se recurre a pequeñas cosas que aportan solaz, y que, unidas, resultan una legión invencible para confrontar sentimientos y situaciones adversas.


El miedo y el dolor son las dos emociones a vencer, ejemplificadas con intensidad en la partitura de Rodgers, y con la sencillez e inocencia con que las describiría una joven novicia en la letra de Hammerstein (When the dog bites / When the bee stings [Cuando el perro muerde / cuando la abeja pica]).


Pero esta pureza en los símiles no debe cegarnos ante el excepcional trabajo lírico de la canción. En realidad My Favorite Things es un hermoso puzle de figuras retóricas y conceptos arquetípicos.


Para vencer el miedo y el dolor de que hablábamos antes invocaremos lo hermoso (las rosas, los copos de nieve), lo cálido (los ovillos de lana), lo tierno (los cachorros, la infancia), lo brillante (las ollas de cobre). Recurriremos a todo aquello que pueda templar el dolor y el miedo por medio de nuestros cinco sentidos: con la vista (gansos salvajes con la luna en sus alas), el oído (timbres, campanillas), el gusto (strudel crujiente, schnitzel), el tacto (copos de nieve que se posan en la nariz y las pestañas).


Habrá continuidad en la posibilidad de acceder a estos bálsamos en aquello que nos rodea a lo largo del año, comenzando con el invierno (los trineos, la nieve) y la promesa de la primavera (inviernos de un blanco plateado que se derriten en primaveras), y así será también en las diversas etapas de una vida humana (niñas con vestidos blancos y lazos azules), o en las de un solo día: desde el rocío sobre las rosas por la mañana hasta el brillo de la luna en las alas de las aves en la noche.


My Favorite Things debe provocarnos esperanza, transformar el dolor en algo parecido a una pequeña felicidad, que no a un consuelo. Debe hacernos traspasar los callejones sin salida a través de pequeñas cosas que pese a su relativo tamaño ante ojos ajenos sean reales ante los nuestros. Las pequeñas cosas nos salvan: pueden salvar un mal día o una vida difícil.



John Coltrane


En la época en que tuvo lugar el estreno del musical The Sound Of Music, El saxofonista John Coltrane se encontraba en plena evolución creativa. Había terminado su colaboración con Miles Davis y se encontraba inmerso en continuas sesiones de grabación y actuaciones en directo. Componía, buscaba nuevos sonidos y se entregaba a la improvisación de forma tanto espiritual como visceral.
Su influencia en la manera de hacer jazz era más que patente; en esta época ya nadie perdía ojo —o más bien oído— a sus progresiones armónicas (conocidas como cambios Coltrane) ni a la creación de sus famosas capas de sonido.
Además, la transformación de su estilo avanzaba desde el bebop a escenarios más afines al jazz modal.

En algún punto en esta fase creativa, John Coltrane escuchó la composición de Rodgers y Hammerstein poco después del estreno de The Sound Of Music. Tanto gustó My Favorite Things al saxofonista que no sólo título así su siguiente disco, sino que la pieza fue una constante a lo largo de su carrera tanto en estudio como en directo.


En octubre de 1960 grabó la primera versión del tema en un disco titulado My Favorite Things (publicado por Atlantic en 1961). Había recuperado el saxo soprano (en aquel momento un instrumento básicamente ignorado en jazz) para aquella sesión junto con McCoy Tyner, Steve Davis y Elvin Jones, creando así cierta reminiscencia oriental sin dejar de insistir en el tarareo de la melodía.




La interpretación que hizo Coltrane de My Favorite Things en su disco homónimo no sólo es una versión destacada sino que es además imprescindible pues gracias a ella el tema consiguió convertirse en un estándar de jazz.


La sombra de Coltrane es tan pesada que partir de la publicación de este trabajo es posible encontrar dos tipos de versiones de este estándar: los que improvisan a partir del tema de Rodgers y Hammerstein y los que lo hacen sobre la base de la interpretación de Coltrane, como si fuera ésta el alfa y el omega de My Favorite Things.


En la estela de esta última encontramos trabajos como el de Eric Alexander, con una interpretación que reivindica, reinterpreta y reclama a Coltrane tanto en la forma como en el fondo, en un ejercicio casi más fácil de identificar en su comienzo con la introspección de una sala de ensayos que con un escenario, pues nos presenta los primeros compases del estándar tal cual lo conocimos en la interpretación de Coltrane, desperezándose poco a poco de la herencia modal con el apoyo de un David Hazeltine colorista e incansable durante la pieza.


+Tony Bennett visitó el estándar en varias ocasiones: en Snowfall (1968) con arreglos de Robert Farnon en una versión para recordar, o en trío de voces que completaron Vanessa Williams y Plácido Domingo junto con la Orquesta Sinfónica de Viena en una versión para olvidar. Pero fue junto a la Count Basie Big Band (con Monty Alexander tomando el testigo de Basie con un piano vibrante) como se creó una de las interpretaciones más memorables de My Favorite Things. La lectura de Bennett y el swing enérgico y feliz de los geniales arreglos de Bill Holman supieron reforzar el mensaje del clásico de Rodgers y Hammerstein en una versión celebrada por debajo de sus méritos quizá a causa de su inclusión en un disco “de temporada” (A Swingwin’ Christmas. Sony Music. 2008). Es difícil encontrar una versión tan completa y acertada de My Favorite Things en su planteamiento y ejecución, y por eso se convierte en una versión destacada tanto por los arreglos orquestales como por la intuición y la actitud en la interpretación de Bennett.





Tres años después del éxito de Coltrane, Grant Green convocó a dos de los componentes del cuarteto de éste (McCoy Tyner y Elvin Jones) para formar parte de la sección rítmica de su propio cuarteto en su disco Matador (1964) e interpretar una versión de My Favorite Things con un aire de emoción contenida y a la vez en ebullición, contada en ocasiones con parejas de notas que parecen cantar la melodía, y por momentos con cierta locura creativa y percusiva en el piano de Tyner. Volvería al estándar en otra aclamada versión en cuarteto, en esta ocasión junto a Sonny Clark.





Bill Evans interpretó una de las versiones con el ritmo más lento sin que esto hiciera caer el tema en la desesperanza, sino todo lo contrario: la versión intimista, casi privada, de Evans (un medley junto con Easy to Love y Baubles, Bangles & Beads de su disco The Solo Sessions, Vol. 1 , del año 1989)  crece en ritmo, en colorido y en emoción a lo largo de los segundos. Encontraremos esos cálidos ovillos de lana y, sobre todo, copos de nieve en torno a su improvisación solo ante su piano (que posiblemente fuera la cosa favorita de Bill Evans), lo que la convierte en otra de nuestras versiónes destacadas del estándar.






Pero no todas las grandes figuras del jazz parecieron prestar atención al mensaje de este estándar. Interpretaciones como las de Sarah Vaughan, Anita Baker o Brad Mehldau en modo alguno podrían hacernos pensar en sus cosas favoritas; si acaso parecieran más bien recrear aquello que convierte la herida en un golpe de gracia.


Al Jarreau grabó el tema en una versión de estudio en 1965 y revisó en directo el estándar en el año 1993 junto a la soprano lírica Kathleen Battle. El experimento de estilo, tesituras y registros junto con la inventiva en el scat de Jarreau consiguieron un versión refrescante del clásico de Rodgers y Hammerstein.





Una de las versiones con mayor celeridad corresponde a la de Woody Herman And His Swinging Herd para el disco My Kind Of Broadway (1964), cuyos arreglos corrieron a cargo de Raoul Romero.





Otra versión que sin duda nos marcará un camino musical para llevarnos hacia nuestras cosas favoritas recae en la Motis Chamorro Big Band gracias a los arreglos de +Sergi Vergés 




Otras versiones recomendadas son las de Dave Brubeck Quartet, Christian McBride Trio, Elvin Jones con Joey DeFrancesco y John Mc Laughlin, NDR Bigband con George Gruntz, Eric Alexander Quartet, Grant Green Quartet o Harold Mabern Trio para Smoke Sessions.

















Son también interesantes las interpretaciones de Harry Allen Trio, Hiromi Quartet, Kenny Burrell, Stanley Jordan, Dave Liebman Trio, Anna Luna, Carol Welsman, Tierney Sutton o Eva Fernández con la St Andreu Jazz Band.






Dedicado a mi Elenita preciosa. Siempre juntas.


Comentarios

Entradas populares de este blog

20 Buenos Discos de 2018

Del privilegio que supone haber escuchado tanta música valiosa, emocionante, atrevida, salvada de unas cajas o revelada en pleno insomnio, la única frustración que nos queda a quienes la devoramos es la certeza de que jamás podremos escuchar todos y cada uno de los discos creados a lo largo del año en el planeta. Es una de las razones por las que esta ya tradicional lista que publico el último día del año no lleva el familiar título de "los mejores discos del años". Son mis favoritos de entre algunos centenares. Tanta música de calidad llega a mí cada año... Ojala existiera la posibilidad de hablar de toda.
Comenzaba 2018 con un disco en mis manos: Love, Time and Divination, del cuarteto de Nueva Orleans liderado por el trombonista Mark McGrain. Un disco que resultó siendo realmente significativo y lúcido en su título respecto a lo que estaba por venir: un encuentro entre la tradición y el presente, una apuesta por sacar adelante un trabajo en que el músico cree. 

Cada vez más…

El triunfo de lo mediocre

"Otras cosas ansía tu alma, por otras llora..."Constantino Kavafis


Hace más de 2.500 años, el ser humano aspiraba a la virtud. En Grecia lo denominaban areté. Se trataba de un concepto profundamente arraigado para alcanzar un ideal de ser, de actuar y de llegar a ser.

No es de extrañar que el modelo humano a seguir fuera aquel que consiguiera acercarse e incluso encarnar lo bello y lo bueno (kalós kai agathós), comprendiendo este concepto múltiples facetas personales, sociales y artísticas. La música y el resto de las artes estaban relacionadas con la Filosofía, y, de hecho, poco después Platón completó este canon con su principio metafísico de aspirar a la Idea del Bien.

De modo que nos encontramos ante una sociedad que desea actuar con nobleza, conocer las artes, crear belleza y aspirar al bien. Rara vez se crea arte por complacer a una masa; las artes intentan recrean lo mejor de cuanto rodea al ser humano, ya sea esto físico, sensible o intelectual. No hay que olvidar que l…

'BOGUI'

«No hay nada como estar en casa». L. Frank Baum, El Maravilloso Mago de Oz.

«Has de saber qué cometidos te depara el destino, incluso en tu palacio». Homero, La Odisea.


***


Era el verano de 2005. Andaba yo hojeando con resignación una publicación sobre actividades culturales en Madrid. Y resignación es una palabra clave si estás interesado en jazz en directo, especialmente en el erial que era entonces al respecto el verano madrileño.

«BOGUI», decía la revista. En la calle Barquillo. Lo pasmoso del asunto es que tras la fecha y el horario podía leerse «jam session».

¿Un lugar desconocido en Madrid que prometía jazz en directo? No era tentador, era reglamentario.

Barquillo con Piamonte. Efectivamente, local nuevo. Por lo visto, a estrenar. 

Había un pequeño escenario. Y un señor con sombrero. Y algunos clientes entrando con cierta vacilación. Pero finalmente el trío tocó. Y yo decidí que aquello se convertiría en el salón de mi casa.
















En Bogui he disfrutado, he aprendido, he sentido y he pensado…

'Between Places'

Estos últimos meses he estado acordándome de un capítulo de la serie Perdidos (LOST, 2004 - 2010). Su título es “?” y en él aparece una joven que vuelve a la vida tras haberse ahogado. Tiene después una conversación con uno de los personajes principales de la serie (Mr. Eko), haciéndole llegar un mensaje de Yemi, el hermano muerto de Eko, con quien supuestamente se encontró cuando estaba “between places”, o sea, entre sitios; en este caso entre dos mundos: el de los vivos y el de los muertos.

Between places es la respuesta que podría dar básicamente a cualquier pregunta relacionada con cualquiera de mis aventuras y desventuras; sospecho que muchos de vosotros os veréis identificados con la expresión.




Una de las razones por las que os debía un texto aquí es volver a comunicarme con vosotros tras mi descanso en redes sociales (que, por cierto, son el paradigma del “entre lugares”: ni son la realidad ni dejan de reflejarla). Por ahora Facebook sigue autovetado por la montaña de tropelías e…

Quincy Jones, 'Giant Steps', Slonimsky y John Coltrane

Supongo que ya todos los presentes están enterados de las tres entrevistas a Quincy Jones que se han publicado en menos de dos semanas. Si no es así (o simplemente os apetece repasarlas) no dejéis de leerlas (por ahora sólo en inglés).






La primera y la tercera han sido publicadas en las ediciones estadounidense y británica de GQ el 29 de enero y 10 de febrero). La segunda entrevista (del 7 de febrero) la encontraréis en la revista Vulture. Esta última tiene la clave para la razón de ser de este artículo que estáis leyendo.
Evidentemente, el material que se ofrece en entrevistas tan extensas a una personalidad locuaz y con tal bagaje musical y vital como Quincy Jones no podía pasar inadvertido. El productor, compositor, arreglista, intérprete, etc, etc, ect ha estado y sigue estando a sus casi 85 años en todos los saraos imaginables y, lo que es aún mejor para nosotros como lectores, en los inimaginables. En ese sentido la entrevista más completa es la que corresponde a la larga charla co…

El incidente

Nada cautiva más al ser humano que una buena historia. Si ésta resulta además ser verídica, nuestro interés aumenta y también lo hace nuestra inclinación a compartirla con otros. La aún joven historia del jazz ha dejado cientos de anécdotas memorables, muchas de ellas de naturaleza casi cinematográfica: desde el asesinato de un músico por haber bebido un licor envenenado dirigido a otra víctima hasta la composición de una suite y posterior creación de un único ejemplar de un disco de vinilo para conmemorar haber conocido a una persona. Hechos brutales o sublimes, pero hechos humanos en todo caso. Cuando hace unos días hablábamossobre la figura de Juan Tizol en la seriesobre estándares de jazz, se mencionó, a propósito de los contrastes en su biografía y en su carácter, la navaja que a menudo portaba, y tras la referencia que se hizo respecto a un incidente con el contrabajista Charles Mingus, se despertó el interés de algunos lectores.
Tanto Tizol como Mingus fueron hombres de fuerte car…

Cómo iniciarse en el jazz con una cierta seguridad de no acabar dejándolo para otra vida

Una de las preguntas que más temo pero que más me hacen es qué 

escuchar para iniciarse en el jazz.

Desde que utilizo las redes sociales, me topo con esta pregunta, como 

mínimo, una vez por semana. Y ésa es la razón principal por la que me he  

decidido a escribir este texto.







Es imposible dar una respuesta general porque no existe un comodín que 

responda a los gustos personales de cada uno. Pondré como ejemplo al 

aficionado al rock que pide la recomendación; podem

Más Sobre Mujeres en el Jazz: Una lista musical

Los que me acompañáis desde hace años conocéis ya los grandes clásicos del tema; frases expresadas tan ricamente con las que he tenido que lidiar a menudo:


«Pero eso del jazz, ¿no es de tíos?»
«Pues para ser una mujer toca bastante bien»
«Sé que hay una mujer que toca bien pero no recuerdo el nombre»

El diálogo más reciente al respecto fue tal que así:


—Qué pena que las mujeres no se animen [a tocar jazz].
—Hay muchas mujeres que crean jazz de altísimo nivel.
—Pero no me refiero a las cantantes.


Queridas vocalistas de jazz, no sé muy bien en qué categoría entráis para mi interlocutor y, sinceramente, no estuve interesada en preguntarlo.


Este dislate sobre la realidad musical es por desgracia común. También es anacrónico, incierto y agraviante. Es un tema que he visitado a menudo y en el que he tomado medidas activas. Pero, obviamente, es trabajo de muchos alcanzar una cierta normalidad en este asunto. (Tengo un artículo extenso en el que estudio varios hechos a mi entender significativos y ref…

Estándares de Jazz: 4. 'Caravan'

En ocasiones una decisión que puede en principio parecernos personal, simple y de repercusiones limitadas acaba teniendo un alcance imprevisto.

Imaginemos a un niño nacido en el Puerto Rico de 1900 en el seno de una familia de músicos.

Su tío, Manuel Tizol Márquez, era entonces considerado la figura puertorriqueña más destacada de la música instrumental tanto en el repertorio clásico como en el popular. El pequeño Juan Tizol —según testimonio propio— participaba en la banda de su tío Manuel cuando contaba con tan solo 8 años, y fue posiblemente por aquel entonces cuando tomó una decisión que habría de tener influencia tanto en su carrera como en la evolución de la música americana del siglo XX. La simple pero definitiva elección del pequeño Juan Tizol consistió en dejar el violín para entregarse al trombón de pistones, instrumento al que dedicó el resto de su vida.

En 1920 viajó junto con su orquesta a los EE UU, donde, pese a no conocer el idioma —refiriéndonos con idioma tanto a la len…

"The Tattooed Bride" y la conquista del tiempo

Cuando Columbia Records presentó en 1948 su Long Play de vinilo (LP o elepé) de 33 revoluciones por minuto consiguió entre otras una mejora definitiva respecto a los discos de 78 rpm: ciertamente era ésta una lucha del hombre por conquistar el sonido, pero más aún por conquistar el tiempo.

De este modo se consiguió superar las limitaciones que imponían los aproximadamente cuatro minutos de grabación posibles hasta la fecha para lograr un escenario prometedor con los más de 20 minutos por cara que brindaba el elepé de la Columbia.

Esta nueva posibilidad de grabación se enfocó muy especialmente en obras de música clásica: sinfonías, conciertos o suites que hasta entonces no podían registrarse en un disco de vinilo debido al reducido minutaje que ofrecía. Los artistas de música popular encontraron en los elepés la oportunidad de presentar trabajos que por primera vez podían contener una decena de temas.

El 18 de diciembre de 1950 Duke Ellington y su orquesta grabaron su primer elepé en los …