Ir al contenido principal

20 Buenos Discos de 2018



Del privilegio que supone haber escuchado tanta música valiosa, emocionante, atrevida, salvada de unas cajas o revelada en pleno insomnio, la única frustración que nos queda a quienes la devoramos es la certeza de que jamás podremos escuchar todos y cada uno de los discos creados a lo largo del año en el planeta. Es una de las razones por las que esta ya tradicional lista que publico el último día del año no lleva el familiar título de "los mejores discos del años". Son mis favoritos de entre algunos centenares. Tanta música de calidad llega a mí cada año... Ojala existiera la posibilidad de hablar de toda.

Comenzaba 2018 con un disco en mis manos: Love, Time and Divination, del cuarteto de Nueva Orleans liderado por el trombonista Mark McGrain. Un disco que resultó siendo realmente significativo y lúcido en su título respecto a lo que estaba por venir: un encuentro entre la tradición y el presente, una apuesta por sacar adelante un trabajo en que el músico cree. 

Cada vez más discos que llegan a esta lista son autoproducidos; es un tema importante que merece ser tratado con extensión en otra ocasión.

El último disco que he escuchado publicado en 2018 ha sido Carta Blanca (UnderPool), disco debut del cuarteto de Marc Cuevas, que encuentra con acierto nuevos caminos para transmitir. Una música real a la que volver a menudo. Sólida, inventiva.


Aquí tenéis una pequeña selección de mis discos favoritos de 2018.
[*Nota: mi aportación a la Francis Davis / NPR's Jazz Critics Poll consistía, como la del resto de los críticos, en 10 discos. Es un absoluto alivio no acotarme aquí a un número]




***






Both Directions At Once. John Coltrane. (Impulse!)  

Habría sido interesante que hubiéramos escuchado esta sesión de grabación sin conocer el autor. Seguro que nos habríamos ahorrado conversaciones fatuas para pasar a lo importante: música extraordinaria publicada en 2018. Ya nos lo dijo Dave Liebman: la edición de este álbum "es como encontrar una ópera de Mozart en el techo de alguien". Estas dos direcciones a un mismo tiempo nos hablan de la música que había hecho Coltrane y nos deja vislumbrar lo que habría venido en su futuro. Por supuesto también desgrana esa realidad suya: la del instrumentista visceral y el músico que trasciende lo corporal.




Close Up. Sara Serpa. (Clean Feed Records)

La música creada en Close Up, el último trabajo de la vocalista y compositora Sara Serpa junto con Ingrid Laubrock (saxofones) y Erik Friedlander (violonchelo), no existe únicamente para ser escuchada, sino, posiblemente en mayor medida, para ser enfrentada.Toda esta bendita y maldita pureza la intentaremos asumir a lo largo de un sendero pleno en riqueza y conmovedor en matices.







CODE GIRL. Mary Halvorson. (Firehouse 12 Records)

De las numerosas virtudes que posee esta artista, la capacidad de sorpresa es una de las más valiosas, y, aunque el listón lo ponía difícil, con CODE GIRL ha logrado asombrarnos aún más. Extraordinaria guitarrista, singular letrista y ávida creadora... con Halvorson siempre estaremos deseando saber en qué consistirá la próxima parada.








DORAVANTE. Abe Rábade Trío. (Nuba + Karonte Records) 

Otra diapositiva cegadora en matices proyectada en la alegoría musical que es la carrera del creador Rábade y su trío. Un trío que es como una criatura mitológica: con partes de diferentes seres pero realmente conformando uno solo. Ese es el nivel de entendimiento y capacidad de creación. Por cualquier sendero, por cualquier género.







Emanon. Wayne Shorter. (Blue Note Records)

Durante tres discos (y una novela gráfica), Shorter interpreta con su cuarteto habitual (Danilo Perez, John Patitucci y Brian Blade) y la ocasional inclusión de la Orpheus Chamber Orchestra una obra que nos sigue apuntando al tremendo valor compositivo de esta leyenda del jazz.








En Dag I Oktober. Hvalfugl. (Hvalfugl Music)

Tras su hermoso By, Hvalfugl graba esta suite (primera entrega de los hasta ahora 4 capítulos publicados). Realmente se trata de un ensayo grabado en una cabaña, donde aúnan la tradición escandinava y la improvisación.









Kennedy Meets Gershwin. Nigel Kennedy. (Warner Classics) 

Ha sido una fantástica sorpresa encontrar jazz en los dominios habituales de otras músicas. Tal es el caso del violinista Nigel Kennedy, que demuestra que puede hablar perfectamente el lenguaje del jazz (cosa, por cierto, no demasiado común en música clasica) y dejar ejemplo de cómo se interpreta un estándar de jazz.






Live In HealdsburgAnat Cohen y Fred Hersch. (Anzic Records)  

Este dúo de ensueño... se deshace en la boca, calienta el corazoncito. Por suerte se grabó este directo para no olvidar nunca.










Music IS. Bill Frisell. (OKeh) 

Francamente, pocas palabras podrían aportar una descripción útil a este trabajo superando la realidad de su título. Esto es música y esto es la música, en toda su simpleza y complejidad. Por fin volvemos a tener un disco en la soledad plena y repleta de confesiones de Bill Frisell, uno de los músicos más sorprendentes y optimistas de nuestro tiempo, un intérprete con una capacidad especial para captar la belleza y hacérnosla llegar. Un regalo de disco.







Origami Harvest.  Ambrose Akinmusire. (Blue Note Records) 

Aquí está. Un ejemplo vivo de por qué algunos remárcabamos en los últimos años que había que prestar atención al hip hop; era por esto, porque no íbamos a tardar en identificarlo como una pieza básica en discos como Origami Harvest, donde este género es parte del engranaje de un mensaje artístico emocionante del trompetista y compositor Ambrose Akinmusire, junto con el jazz y la música de cámara.






Seymour Reads The Constitution!. Brad Mehldau Trio. (Nonesuch Records)

Pues... Brad Mehldau soñó que el actor Philip Seymour Hoffman le leía la constitución, y de fondo sonaba una melodía que pudo atrapar cuando despertó. Así nació este disco, uno de los más inolvidables de los últimos años en la discografía de este trío.







Standards In Dublin. Gonzalo del Val with Dave Liebman and Ronan Guilfoyle. (Quadrant Records)

Hay que celebrar una serie de decisiones que Gonzalo del Val llevó a cabo al crear este disco: contar con este trío, seleccionar estos temas, interpretarlos con inteligencia y honestidad, trascender cada uno de ellos para crear un todo, y llevarnos prácticamente de la mano (bueno, sí, de las baquetas) a través de los temas. En Standards In Dublin no hicieron falta segundas tomas, y este dato no sorprende lo más mínimo al escuchar el disco.






Still Dreaming. Joshua Redman, Ron Miles, Scott Colley y Brian Blade (Nonesuch)

Entre generaciones, momentos y tiempos discurre Still Dreaming, título inspirado en la que fue banda de Dewey Redman, Old and New Dreams, hace más de tres décadas. Homenaje al padre pero sobre todo al músico (a los músicos fuera de serie), al sendero que une, avanza y, definitivamente, lleva a lugares de recogimiento y asombro.






Temporary Kings. Mark Turner e Ethan Iverson. (ECM)

Dos de Los creadores de jazz más lúcidos de su generación eligen la novela de Anthony Powel para dar título a este disco en el que saxo y piano conversan, confiesan y, sobre todo, figuran —en el sentido etimológico de la palabra, además—. Pero si presenta un valor más allá de la interpretación, este se encuentra, sin duda, en las composiciones: el definitivo camino de baldosas amarillas de este álbum.





The Influencing Machine. Elliot Galvin. (Edition Records)

Todo puede suceder en The Influencing Machine. Y así debe ser. Máxime cuando el título nos lleva a la figura de James Tilly Matthews, empresario de té del siglo XVIII, doble agente y primer caso documentado de esquizofrenia paranoide. Su convencimiento era que su vida estaba siendo controlada por máquinas. Un trabajo brillante del trío de Galvin, que reflexiona sobre nuestra naturaleza y la de nuestro mundo con las herramientas precisas y el discurso más honesto. Una de las obras definitivas de 2018 y de lo que llevamos de siglo.





The Other Side Of Air. Myra Melford's Snowy Egret. (Firehouse 12 Records)

La libertad de The Other Side of Air, su delicadeza y sensibilidad no deben hacernos perder de vista la fortaleza y valentía musical que la formación de la pianista Myra Melford desata en este trabajo, que nos lleva a límites armónicos y melódicos donde no se han recibido aún demasiadas visitas desde la pérdida de nuestros estilistas más personales.







The Window. Cecile McLorin Salvant. (Mack Avenue) 

El disco más valioso de McLorin Salvant hasta la fecha, lo cual es decirlo todo. Se podría escribir un ensayo sólo con el comienzo y el final de The Window. La verdad del directo buceando entre los regalos dejados por Bernstein (uno de los pocos trabajos que han celebrado el centenario de su nacimiento) o Stevie Wonder, con una voz cómoda en cualquier registro, capaz de emocionar e interpretar desde el Tin Pan Alley hasta el lied.





Universal Beings. Makaya McCraven. (International Anthem)

Este doble disco recoge actuaciones del baterista Makaya McCraven en cuatro ciudades, consiguiendo con mayor claridad aún esa conexión con toda música (su nacimiento en París, su ascendencia húngara, su carrera en Chicago, su conocimiento del folclore y del hip-hop...) y, claro está, el valor del ritmo mucho más allá del acompañamiento. Prueba valiosa de ello es el interlazado de patrones e improvisaciones junto al vibráfono de Joel Ross.






Vientos Cruzados. Luis Verde Quartet. (Autoproducción)

El imaginario musical de Luis Verde sigue expandiéndose, y todos los frentes que toca resultan interesantes. Vientos Cruzados es sólo un ejemplo de ello.











WORK. The Complete Compositions of Thelonious Monk. Miles Okazaki. (Autoproducción) 

Escuchar esta filigrana de Okazaki sólo puede hacernos sentir humildad y asombro. Toda la obra de Thelonious Monk en su guitarra y en su manera de hacer música.











© Mirian Arbalejo






Comentarios

Entradas populares de este blog

Festival Internacional de Jazz Getxo: Unos apuntes sobre Gestión Cultural

Cuando existe la duda de si estamos siendo testigos de una era de cambios, la forma más rápida de encontrar una respuesta es fijarse en la gestión de la cultura . La transformación en la creación artística da sin duda pistas y es imprescindible para comprender períodos a medio y largo plazo, pero es la gestión cultural —y la diligencia y el celo en su apoyo y distribución— lo que marcará este aviso de forma más inminente.  El arte sobrevive . Siempre lo hará. Decía Aristóteles que el arte es la mímesis de lo humano , y hasta ahora su descripción sigue demostrándose cierta. De modo que aunque presenciemos altibajos en su desarrollo, el arte seguirá existiendo, curiosamente pese a y por  esas peculiares criaturas que resultamos ser . Un tema muy diferente es la logografía en torno al arte (sospecho que nuestra generación será la última que conviva con la crítica musical) y su gestión. El Festival Internacional de Jazz de Getxo cubre diversos frentes fundamentales en una

Estándares de Jazz: 4. 'Caravan'

En ocasiones una decisión que puede en principio parecernos personal, simple y de repercusiones limitadas acaba teniendo un alcance imprevisto. Imaginemos a un niño nacido en el Puerto Rico de 1900 en el seno de una familia de músicos. Su tío, Manuel Tizol Márquez, era entonces considerado la figura puertorriqueña más destacada de la música instrumental tanto en el repertorio clásico como en el popular. El pequeño Juan Tizol —según testimonio propio— participaba en la banda de su tío Manuel cuando contaba con tan solo 8 años, y fue posiblemente por aquel entonces cuando tomó una decisión que habría de tener influencia tanto en su carrera como en la evolución de la música americana del siglo XX. La simple pero definitiva elección del pequeño Juan Tizol consistió en dejar el violín para entregarse al trombón de pistones, instrumento al que dedicó el resto de su vida. En 1920 viajó junto con su orquesta a los EE UU, donde, pese a no conocer el idioma —refiriéndonos con

'Whiplash', una película sobre algo que no es jazz

El mes pasado tuvo lugar en España el estreno del filme Whiplash , segundo largometraje del director Damien Chazelle , responsable a su vez del guion tanto de la película como del cortometraje previo. Whiplash llegó precedida por una significativa retahíla de premios y nominaciones; opta, sin ir más lejos, a ser elegida la mejor película del año de los premios de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, los comúnmente conocidos premios Ó scar . Será competencia del espectador decidir si ha encontrado emoción, inteligencia o entretenimiento en el filme, pero presenta algunos aspectos que quien firma este blog desea revisar. No existe el deseo de ofrecer análisis cinematográfico alguno, sino de aclarar ciertas consideraciones que merecen puntualización tras la estela dejada por la definición de Whiplash como una película sobre jazz . Es innegable que Whiplash parte del deseo de transmitir, como mínimo, un entorno jazzístico, pues sus dos protagonistas encarn

Estándares de jazz: 7. 'My Favorite Things'

En ocasiones un segundo matrimonio supera con creces una relación anterior. Musicalmente hablando esto es lo que sucedió con el tándem artístico que formaron Richard Rodgers y Oscar Hammerstein II , a quienes se les considera el paradigma creativo del teatro musical del siglo XX. Efectivamente, ambos crearon una carrera profesional y una gran reputación con sus primeros colaboradores. En el caso de Richards Rodgers , su colaboración con Lorent Hart durante más de dos décadas dejó decenas de partituras de musicales tanto para Broadway como para Londres, así como composiciones para Hollywood para contrarrestar la depresión económica en la década de 1930. Posiblemente su musical con mayor repercusión sea Pal Joey . De entre los temas que compusieron a lo largo de esta colaboración, muchos se convirtieron en éxitos y, por tanto, gran número de estas piezas han pasado a formar parte del amplio abanico de estándares de jazz. Son composiciones de Rodgers y Hart Isn’t it Ro

Cómo iniciarse en el jazz con una cierta seguridad de no acabar dejándolo para otra vida

Una de las preguntas que más temo pero que más me hacen es qué  escuchar  para iniciarse en el jazz.   Desde que utilizo las redes sociales, me topo con esta pregunta, como  mínimo, una vez por semana. Y ésa es la razón principal por la que me he   decidido a escribir este texto. Es imposible dar una respuesta general porque no existe un comodín que  responda a  los gustos personales de cada uno. Pondré como ejemplo al  aficionado al rock que  pide la recomendación; podemos sugerir piezas que  compartan un cierto lugar común , pero sin conocer la discoteca del  interesado  y sus inclinaciones dentro de su género  favorito, veo difícil crear  una norma  general que sirva para todos. A lo que sí voy a atreverme es a dar unas pautas que puedan compensar la ausencia de receta mágica; datos, recursos e incluso actitudes que a mí me han resultado de utilidad en estos 20 años de relación estable que llevo con el señor jazz.

Discos Favoritos de 2022 Y Una Reflexión Sobre Crítica Musical

  Supongo que todos tenemos unas costumbres no muy distintas a la hora de escuchar un disco: mirar la portada, leer los títulos y créditos, y, si somos muy afortunados, leer las cada vez menos presentes —y más necesarias— notas de los discos mientras escuchamos el álbum.     Las primeras notas de March On , el tema que abre el 16.º disco como líder de la compositora y pianista Lynne Arriale ( The Lights Are Always On ) ya provocaron una reacción emocional y de fuerte interés musical. Y era solo el comienzo de uno de los trabajos de representación y expresión histórica más destacables que recuerdo.     Como crítica, había un componente personal sobre el que estuve varios meses reflexionando: todos los temas de The Lights Are Alwayn On están inspirados en eventos de profundo peso de los últimos dos años, con una peculiaridad subjetiva, que yo había vivido y presenciado todos y cada uno de ellos. ¿Hasta qué punto mi reacción al disco del trío de Arriale estaba justificada en lo artísti

Estándares de jazz: 5. 'Tema de amor/Tema principal de Espartaco'

Posiblemente el nombre Isadore Soifer no resulte familiar para la mayoría, pero si se puntualiza que pronto Mr. Soifer pasó a ser conocido como Alex North , seguramente muchos melómanos y más cinéfilos sabrán quién es el protagonista de esta quinta entrega sobre estándares de jazz . Desde muy joven, North (Pensilvania, 1910 - Los Ángeles, 1991) fijó su atención en dos compositores contemporáneos: Duke Ellington y Sergei Prokofiev. Pronto consiguió estudiar composición en la prestigiosa Juilliard School mientras trabajaba como telegrafista por las noches. Su pasión por los compositores rusos y el hecho de que en la entonces Unión Soviética había una gran demanda para cubrir puestos en telegrafía decidieron a North a continuar sus estudios de composición en Moscú, cuyo conservatorio lo aceptó, convirtiéndose en el primer estadounidense en lograr no sólo ser becado por esta institución sino también en formar parte en la estricta Unión de Compositores Soviéticos . Pero

Gregory Porter y el fenómeno fan

Gregory Porter durante su actuación en el Festival de Jazz de Madrid (Fotografía de Álvaro López del Cerro) Debí haber prestado más atención a las señales. No sólo porque las entradas para el concierto que ofreció Gregory Porter en Madrid llevaban tiempo agotadas , sino porque al llegar al Centro Cultural de la Villa/Fernán Gómez encontré seguidores del cantante que sostenían con cierta solemnidad carteles en busca de una entrada . Menor discreción mostraban aquellos que acechaban en la taquilla pidiendo, suplicando, mendigando u ofreciendo pingües lucros a cambio de mi acreditación. Ya en el auditorio, Porter (Los Ángeles, 1971) fue recibido entre vítores , aplausos y sonrisas de devoción. Es un músico muy querido , cierto, y esta entrega de su público no responde únicamente a su talento como vocalista —con ese timbre de enorme expresividad y profundidad que lo caracteriza en torno a su amplia tesitura de barítono— sino también a su carisma . Dominar un escenario y

Leonard Bernstein y el Jazz (II). El pequeño Lenny

Hay algo al intentar escribir sobre la vida de Leonard Bernstein que recuerda a ese realismo mágico tan presente en los autorelatos de las vidas de Louis Armstrong o Duke Ellington . Y, sí, reconozco el anacronismo aquí pero qué puedo hacer yo si el realismo mágico ya existía en básicamente cada palabra que estos músicos elegían para contar los eventos de sus vidas. Quede claro que con la fecha de nacimiento este año no se juega; quiero decir con esto que sí, que Armstrong lo hizo, diciendo que había nacido un mes antes para darle un toque romántico porque si le hacíamos caso correspondía al 4 de julio, con lo que, básicamente, aún se celebraría su nacimiento en EE UU con fuegos artificiales. Pero Leonard Bernstein nació un 25 de agosto de 1918 . Así sucedió. Sin duda. Estamos celebrando el centenario de su nacimiento en el momento correcto. De todas formas, en el caso de Bernstein, para encontrar algún ejemplo entre lo real y otras materias, también podemos recurr

Nuestro Bogui

Si hay un buen día de la semana en Madrid, ése es el lunes. Si hay un sitio donde celebrarlo, es Bogui. Y eso que Bogui es mucho más que lunes festivo de Big Band. Es la casa de jazz de todos. Esta mañana nos han cerrado Bogui. Sin razones legales ni laborales, sin descuidos ni errores administrativos. La avaricia, el amiguismo y los tejemanejes del cuarto poder y la política son demasiado peso para que las vigas de un club de jazz lo soporten. Y somos muchos los que nos sentimos como esas vigas porque Bogui es también nuestra casa. “Yo soy Espartaco.” “ Sí, capitán, mi capitan.” Expresadlo como queráis. Sencillamente no pueden ni deben dejarnos sin Bogui. No pueden dejarme sin Bogui: es, por muchas razones, parte de mi Ítaca. Hemos de conseguirlo. Missingduk e seguirá intentando desde aquí formar parte de un David contra Goliat. Cuento con vosotros.