Ir al contenido principal

'Whiplash', una película sobre algo que no es jazz




El mes pasado tuvo lugar en España el estreno del filme Whiplash, segundo largometraje del director Damien Chazelle, responsable a su vez del guion tanto de la película como del cortometraje previo.


Whiplash llegó precedida por una significativa retahíla de premios y nominaciones; opta, sin ir más lejos, a ser elegida la mejor película del año de los premios de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, los comúnmente conocidos premios Óscar.


Será competencia del espectador decidir si ha encontrado emoción, inteligencia o entretenimiento en el filme, pero presenta algunos aspectos que quien firma este blog desea revisar. No existe el deseo de ofrecer análisis cinematográfico alguno, sino de aclarar ciertas consideraciones que merecen puntualización tras la estela dejada por la definición de Whiplash como una película sobre jazz.


Es innegable que Whiplash parte del deseo de transmitir, como mínimo, un entorno jazzístico, pues sus dos protagonistas encarnan a un estudiante de batería y a un profesor de jazz respectivamente, personajes ambos con los que el espectador encontrará grandes problemas para empatizar.


En el caso de Terence Fletcher, el docente despótico y abusivo que encarna el actor J. K. Simmons, esta dificultad para la empatía no se debe a su falta de bondad sino a su necedad.
La conexión con un antagonista no suele responder a nuestra admiración por su maldad sino a cómo reaccionamos ante la inteligencia de que suele hacer gala para cumplirla. En el caso del profesor Fletcher no solo nos encontramos ante un personaje misántropo y sociópata sino también ante la personificación de lo absurdo y, a menudo, de lo esperpéntico, y ni siquiera nos quedará el consuelo de poder achacarle, si no la inteligencia, al menos un conocimiento acorde a su desempeño profesional.

Ningún responsable de una formación que actúa en un escenario (perteneciente a cualquiera de las artes, ya sea de forma aficionada o profesional) permitiría subir al escenario a una persona ensangrentada; aunque no tengas interés alguno en si tu alumno vive o muere, lo tendrás en la imagen que presenta. Igual sucedería en la escena del último concierto, en la que sacrifica el ridículo de toda la formación y el suyo propio por humillar a un individuo sin importarle actuar ante uno de los jurados más influyentes del planeta. Tampoco parece interesarle ni la presencia de público ni, lo que es más incoherente con el personaje, su propio ego.

Todo ello excusado en el modus operandi necesario para traer a la luz al genio que puede vivir en él. Y es que, posiblemente, las palabras más repetidas en la película sean “Charlie Parker”.



Lamentablemente, las cosas no funcionan como en 
Beetlejuice, y aunque se pronuncie "Charlie Parker" 33 veces, 
un trabajo no se convertirá por ello en una obra maestra
Fletcher basa su actitud y su obsesión con Parker en una anécdota que repite en varias ocasiones a lo largo de la historia: describe cómo un jovencito Charlie Parker se unió a tocar a una jam session en la que le fue lanzado un platillo para hacerlo callar, y que esta agresión le hizo practicar tanto que cuando volvió a presentarse un año después hizo historia.  


Son comprensibles retoques efectistas en el guion por motivos dramáticos pero no parece tan razonable cuando la anécdota elegida resulta ser la piedra angular de la narración, máxime si es descrita por un especialista en la materia y un obseso de la figura de Parker, que sin duda se habría documentado sobre aquel hecho durante la adolescencia de Bird cuando, efectivamente, al unirse a tocar un tema con profesionales, perdió el compás. Cuando el gran Papa Jo Jones se cansó de llamarle la atención en vano con su instrumento, tomó un platillo y lo dejó caer al suelo, consiguiendo así hacer parar a Parker; de modo que no, Jo Jones nunca convirtió su instrumento en un arma de la revolución francesa.










Otro personaje con el que no es posible empatizar es su otro protagonista, Andrew Neyman. Si te riges por la máxima de convertirte en una figura mítica de la música, hacer historia y dejar un halo de gloria tras tu muerte, lo lógico es enfocar tu admiración en un genio indiscutible y no en un músico como Buddy Rich, que, si bien ganó una merecida fama por su dominio de la batería, no podemos decir que sea considerado uno de los grandes. Si además eliges el jazz como el camino para conseguirlo, la práctica continua es, claro está, conditio sine qua non —hace pocos meses el mismo Sonny Rollins contaba cómo a sus 84 años aún practica continuamente todos los días—, pero hay pocos géneros tan improductivos si se enfocan desde la soledad como el jazz.


En Whiplash es difícil encontrar jazz. No se encuentra la improvisación ni la creación en ninguno de sus fotogramas (no existe una sola jam session), no hay una sed de embeberse en el jazz (no encontraréis al estudiante de batería escuchando a los grandes maestros de su instrumento ni de otros instrumentos), no hay curiosidad por la música (no hay estudio, no se acude a escuchar conciertos, no existe interés por este género ni por otros), no se muestra respeto ni a la música ni al escenario (mucho menos a los colegas de profesión, básicamente maniquíes en esta historia), y, sobre todo, gira en torno a un enfoque tan desacertado como el de pretender que haya existido y pueda existir un músico de jazz que haya llegado a serlo a base de practicar solo.
Por ello, queda en la crítica especializada y en los espectadores la discusión sobre los aspectos de que pueda carecer o en los que se exceda Whiplash, un filme enfocado en cierta temática, pero no una película sobre jazz.


Comentarios

Entradas populares de este blog

JAZZ ON LOCKDOWN - Jazz en contención

Esta y otras plataformas de diversos países quieren dar su espacio a esos conciertos que no podrán ser escuchados por las medidas de contención tomadas a raíz de la pandemia de COVID19.

La prioridad hoy son los conciertos cancelados en Madrid. Desgraciadamente es previsible que otros clubes del resto de las comunidades autónomas tengan que seguir estas mismas medidas (quizás mientras escribo estas palabras). de músicos españoles dentro o fuera del país. Todos ellos son los protagonistas: los clubes y, muy especialmente, los músicos.

Jazz On Lockdown (Jazz En Contención) es un proyecto de Working The Beat, un grupo de trabajo internacional dependiente de la Jazz Journalists Association. Nuestra meta es hacer sonar esa música cancelada: no perder ni una nota pese a las medidas de contención.

Sabemos bien que el impacto económico va a ser inevitable pero creemos que en esta situación extraordinaria, los individuos necesitan (quizá aún más) seguir creando, seguir escuchando. Sí, estamos en c…

30 Buenos Discos de 2019

El último día del año es tradición aquí celebrar la música que nos ha emocionado, sorprendido, apaciguado o inspirado. No toda puede quedar reflejada en un simple listado, especialmente porque hay una gran cantidad de música de gran valor que no nos llega. Es por eso que cada año recomiendo "buenos discos", pues no es posible asegurar que lo seleccionado es categóricamente "lo mejor" teniendo en cuenta que la escucha es limitada a unos pocos centenares de discos, y no a los miles que sin duda habrá en el planeta.


No obstante, las listas que titulamos como "lo mejor del año" dan visibilidad a trabajos de valor que merecen sen destacados y, en muchos casos, descubiertos a un público a quien no llegaría de otro modo. Hay que insistir en que estas listas no contienen todos los títulos que deberían (no todo llega a los críticos); hay grandes creaciones artísticas que por diversos motivos (que merecería analizar aparte y a fondo) no consiguen formar parte de est…

Estándares de Jazz: 4. 'Caravan'

En ocasiones una decisión que puede en principio parecernos personal, simple y de repercusiones limitadas acaba teniendo un alcance imprevisto.

Imaginemos a un niño nacido en el Puerto Rico de 1900 en el seno de una familia de músicos.

Su tío, Manuel Tizol Márquez, era entonces considerado la figura puertorriqueña más destacada de la música instrumental tanto en el repertorio clásico como en el popular. El pequeño Juan Tizol —según testimonio propio— participaba en la banda de su tío Manuel cuando contaba con tan solo 8 años, y fue posiblemente por aquel entonces cuando tomó una decisión que habría de tener influencia tanto en su carrera como en la evolución de la música americana del siglo XX. La simple pero definitiva elección del pequeño Juan Tizol consistió en dejar el violín para entregarse al trombón de pistones, instrumento al que dedicó el resto de su vida.

En 1920 viajó junto con su orquesta a los EE UU, donde, pese a no conocer el idioma —refiriéndonos con idioma tanto a la len…

Cómo iniciarse en el jazz con una cierta seguridad de no acabar dejándolo para otra vida

Una de las preguntas que más temo pero que más me hacen es qué 

escuchar para iniciarse en el jazz.

Desde que utilizo las redes sociales, me topo con esta pregunta, como 

mínimo, una vez por semana. Y ésa es la razón principal por la que me he  

decidido a escribir este texto.







Es imposible dar una respuesta general porque no existe un comodín que 

responda a los gustos personales de cada uno. Pondré como ejemplo al 

aficionado al rock que pide la recomendación; podem

Estándares de jazz: 5. 'Tema de amor/Tema principal de Espartaco'

Posiblemente el nombre Isadore Soifer no resulte familiar para la mayoría, pero si se puntualiza que pronto Mr. Soifer pasó a ser conocido como Alex North, seguramente muchos melómanos y más cinéfilos sabrán quién es el protagonista de esta quinta entrega sobre estándares de jazz.

Desde muy joven, North (Pensilvania, 1910 - Los Ángeles, 1991) fijó su atención en dos compositores contemporáneos: Duke Ellington y Sergei Prokofiev. Pronto consiguió estudiar composición en la prestigiosa Juilliard School mientras trabajaba como telegrafista por las noches.

Su pasión por los compositores rusos y el hecho de que en la entonces Unión Soviética había una gran demanda para cubrir puestos en telegrafía decidieron a North a continuar sus estudios de composición en Moscú, cuyo conservatorio lo aceptó, convirtiéndose en el primer estadounidense en lograr no sólo ser becado por esta institución sino también en formar parte en la estricta Unión de Compositores Soviéticos.

Pero en Moscú echaba terriblem…

Estándares de jazz: 7. 'My Favorite Things'

En ocasiones un segundo matrimonio supera con creces una relación anterior. Musicalmente hablando esto es lo que sucedió con el tándem artístico que formaron Richard Rodgers y Oscar Hammerstein II, a quienes se les considera el paradigma creativo del teatro musical del siglo XX.

Efectivamente, ambos crearon una carrera profesional y una gran reputación con sus primeros colaboradores.

En el caso de Richards Rodgers, su colaboración con Lorent Hart durante más de dos décadas dejó decenas de partituras de musicales tanto para Broadway como para Londres, así como composiciones para Hollywood para contrarrestar la depresión económica en la década de 1930. Posiblemente su musical con mayor repercusión sea Pal Joey. De entre los temas que compusieron a lo largo de esta colaboración, muchos se convirtieron en éxitos y, por tanto, gran número de estas piezas han pasado a formar parte del amplio abanico de estándares de jazz. Son composiciones de Rodgers y Hart Isn’t it Romantic?, Blue Moon, Wher…

El triunfo de lo mediocre

"Otras cosas ansía tu alma, por otras llora..."Constantino Kavafis


Hace más de 2.500 años, el ser humano aspiraba a la virtud. En Grecia lo denominaban areté. Se trataba de un concepto profundamente arraigado para alcanzar un ideal de ser, de actuar y de llegar a ser.

No es de extrañar que el modelo humano a seguir fuera aquel que consiguiera acercarse e incluso encarnar lo bello y lo bueno (kalós kai agathós), comprendiendo este concepto múltiples facetas personales, sociales y artísticas. La música y el resto de las artes estaban relacionadas con la Filosofía, y, de hecho, poco después Platón completó este canon con su principio metafísico de aspirar a la Idea del Bien.

De modo que nos encontramos ante una sociedad que desea actuar con nobleza, conocer las artes, crear belleza y aspirar al bien. Rara vez se crea arte por complacer a una masa; las artes intentan recrean lo mejor de cuanto rodea al ser humano, ya sea esto físico, sensible o intelectual. No hay que olvidar que l…

JAZZ EN CONTENCIÓN [Entrega I] #JazzOnLockdown

Bienvenidos a la primera entrega de Jazz On Lockdown (Jazz En Contención) un proyecto de un grupo de trabajo internacional dependiente de la Jazz Journalists Association. Nuestra meta es hacer sonar la música de los conciertos que están siendo cancelados: no perder ni una nota pese a las medidas de contención.

Vamos a compartir su música para que siga sonando pese a las circunstancias extremas y para que sirva de refugio y compañía mientras permanecemos en nuestras viviendas. 

Hoy tenéis concierto en casa.

Quiero dar las gracias a los músicos, a mis maravillosos colegas de este proyecto por trabajar a destajo, a Jazz on the Tube por comprometerse a formar parte del proyecto, y a Sergio Cabanillas, Tomajazz, Pachi Tapiz, Festival Internacional de Jazz de Vitoria y todos los individuos que estáis difundiendo el proyecto.

Sin más dilación, buscad el lugar preferido de vuestras casas y disfrutad de un concierto de gran diversidad artística. Veréis cómo dentro de casa también se puede viajar.



P…

Nuestro Bogui

Si hay un buen día de la semana en Madrid, ése es el lunes. Si hay un sitio donde celebrarlo, es Bogui.

Y eso que Bogui es mucho más que lunes festivo de Big Band. Es la casa de jazz de todos.

Esta mañana nos han cerrado Bogui. Sin razones legales ni laborales, sin descuidos ni errores administrativos. La avaricia, el amiguismo y los tejemanejes del cuarto poder y la política son demasiado peso para que las vigas de un club de jazz lo soporten.

Y somos muchos los que nos sentimos como esas vigas porque Bogui es también nuestra casa. “Yo soy Espartaco.” “ Sí, capitán, mi capitan.”
Expresadlo como queráis.

Sencillamente no pueden ni deben dejarnos sin Bogui. No pueden dejarme sin Bogui: es, por muchas razones, parte de mi Ítaca. Hemos de conseguirlo.

Missingduke seguirá intentando desde aquí formar parte de un David contra Goliat. Cuento con vosotros.


'La Cesión de las Voluntades'

Estoy convencida de que esto que voy a contar le sucede, en mayor o menor medida, a la mayoría de las personas. Me refiero a integrarnos en ciertas costumbres y ritos, de los que están bien arraigados en nuestra sociedad, y hacerlo con cara de póker como opción menos retraída.

Por ejemplo: la nochevieja. Por alguna razón llevar a cabo un rito a las doce de la noche parece una buena idea. Tragar doce frutas en doce segundos también lo es. Armar jaleo y tirar petardos hasta la mañana destrozando la salud física y mental de humanos y caninos está permitido "porque es nochevieja". Y posee también un aspecto que siempre me ha llamado la atención: la convicción de que al cambiar de año las cosas cambian ("este año va a ser mejor", "qué ganas tenía de que se acabara este año") cuando en realidad, al pasar de 23:59 horas a las 00:00, tu ciática, tu hipoteca, tu desengaño, tu desempleo van a seguir exactamente igual. 

Pero este pensamiento (el de que las cosas cambi…