Ir al contenido principal

Estándares de Jazz: 3. 'Just One Of Those Things'











Si tu nombre es Cole Porter y deseas escribir un musical, lo natural es enrolar a tu equipo, tu familia y tus amigos en un crucero para componer la obra. El Franconia —nombre del barco de lujo en que se embarcaron durante meses a lo largo y ancho del hemisferio sur— fue el caldo de cultivo donde se creó Jubilee, un musical inspirado en las bodas de plata que el Rey Jorge V había celebrado recientemente; para recrearlo, Cole Porter y el escenógrafo y dramaturgo Moss Hart (Vive como quieras, Ha nacido una estrella) situaron la obra en un reino ficticio en Europa y basaron los personajes en amigos comunes de renombre, como Johnny Weissmuller o Noël Coward.


El 12 de enero de 1935 el Franconia zarpó de Nueva York con unos tripulantes que compartían no solo un proyecto común sino también el deseo de desarrollarlo en un ambiente de lujo, distensión e inspiración, entre el desenfado y el compromiso de un continuo estado de creación. El témino brainstorming, tan habitual hoy en día, resultaría insuficiente para definir el entorno de trabajo que eligió Porter para crear Jubilee.

En esta carta enviada al polifacético Clifton Webb —por la que a fecha de la publicación de este artículo aún puede pujarse— Porter asegura que “the boat is a joy”. Así, no es de extrañar que un tema como Begin The Beguine fuera compuesto en las Islas Fiji.




Sin embargo, hubo una pieza que no fue compuesta en el Franconia, sino a posteriori: heredó las vivencias del crucero pero también la de una obra prácticamente completa, pues tanto el libro como el lírico del musical parecían ya definitivos cuando Moss Hart hizo ver que el segundo acto de Jubilee necesitaba una composición más. Cole Porter, conociendo y dominando su obra —sus personajes, su lenguaje, su atmósfera— fue capaz de componer Just One Of Those Things en tan solo una noche. Pese a la falta de sueño solo tuvo problemas para encontrar un epíteto de tres sílabas para el sustantivo wings (alas), pero pese a no encontrarse ya en pleno crucero sino en una granja del estado de Ohio, Porter seguía con su máxima de llevar consigo a quienes deseaba, y por eso el arquitecto Ed Tauch —para quien más tarde compondría  (You’d be so) Easy to Love— estaba allí para sugerir la palabra gossamer (vaporoso). 

Un mes después se estrenaba en el Imperial Theatre Jubilee, considerado uno de los grandes acontecimientos teatrales de la década, y que contó con 169 representaciones.

Pronto Just Of Those Things (al igual que el otro gran éxito del musical, Begin The Beguine) fue adoptado por Broadway y Hollywood, introduciéndolo no solo en musicales sino también en dramas, comedias y en varias biografías del propio Porter llevadas a la pantalla. Algunas de estas versiones son las de Lena Horne, Ginny Simms, Doris Day, Frank Sinatra, Peggy Lee, Maurice Chevalier, Burt Reynolds, Diana Krall o Kevin Spacey.



El tema cuenta con una introducción, habitual en temas Porter —como Night and Day— en la que tanto la melodía como la letra están compuestas de manera independiente al resto de la canción. En el caso de Just One Of Those Things se hace referencia a personajes como Dorothy Parker, Cristobal Colón e Isabel II de Castilla, en quienes sitúa la autoría de frases hilarantes sobre el fin de un amor, como Julieta diciendo al oído de Romeo: “Romeo, ¿por qué no hacemos frente a los hechos, querido?”.

Muchos músicos han eliminado esta introducción en sus interpretaciones, creo que con poco acierto pues con ella se marca una clara declaración de intenciones en la naturaleza del tema. Al eliminarla es habitual confundir Just Of Those things con una composición dramática, cosa que definitivamente no es; por ello un tempo lento no maridará bien con este tema.

Pese a que el romance es algo implícito, no podemos catalogarla como una canción de amor sensu stricto pero tampoco de desamor. Pretende con éxito describir un affair, una aventura, un momento, “una de esas cosas”, “una campana de vez en cuando suena”, “un vuelo fabuloso” incluso, pero que desde un principio iba a llevar a una despedida en el momento apropiado. De modo que “Good bye, dear, and amen”, y ojalá nos encontremos de vez en cuando, porque ese tiempo fue fantástico; fue una de esas cosas.

Así, Porter no solo sabe describir con éxito un affair, sino que, sobre todo, tiene el talento de centrarse en el final de este: elige la parte de la que la mayoría de los narradores encontrarían mayor dificultad de salir airosos. Es destacable que consiga eliminar cualquier posibilidad de vehemencia o dramatismo y presente un trabajo musical y literario en una unión impecable creando un tono desenfadado pero ciertamente elegante. No es fácil encontrar ejemplos de canciones en las que el fin de una relación sea tratada desde el tono que creó Porter, alejado de convencionalismos y clichés, y optando por un trato del romance que evita el drama sin perder por ello un ápice de humanidad.


Es también inusual la estructura de la canción, totalmente alejada de los cánones de la época, que junto con el trabajo armónico de Porter, original y elegante, presentan un tema versionado ad infinitum; las sustituciones armónicas que el autor elige no se resolverán nunca de manera canónica, por ello no es de extrañar que los músicos de jazz contemporáneos sigan sintiendo una preferencia especial por las composiciones de Cole Porter. 

No solo ha sacado lo mejor de los jazzmen, sino también de otros músicos conocidos por ser más afines a géneros más populares. Así sucede con la sorprendente versión de +Tony Bennett en 1957, envuelto en un trabajo de percusión fascinante de la mano de Art Blakey, Chico Hamilton, Jo Jones, Candido, Sabu y Billy Exiner, que consiguieron una versión única y mostraron un registro diferente y retador en la carrera de Bennett.





Otras versiones vocales destacadas son las de Louis Armstrong con Oscar Peterson, Anita O'Day con Billy May, Lena Horne, Billie Holiday con Ben Webster y Harry Edison, y Ella Fitzgerald tanto en estudio como en directo, especialmente los que llevó a cabo tanto en Roma como en Berlin.

Pero posiblemente la versión definitiva sea la de Frank Sinatra. Si en la revisión que hicimos sobre Lush Life recordamos que Sinatra se decidió no insistir en interpretarlo, con Just One Of Those Things sucedió todo lo contrario. En esta actitud recuerda a los cantantes de lírico más respetados: los que buscan una coherencia entre su voz y el repertorio operístico sin desear abarcarlo todo a medias. Y sin duda Sinatra supo reconocerse en un tema que debía ser llevado con elegancia y sofisticación pero también con inteligencia, reconociendo la construcción musical del tema y su coincidencia exacta con la evolución del mensaje. Gracias a ello supo hacerse con el tema como ningún otro vocalista, interpretándolo desde el registro de un real caballero pero con el toque veleidoso que la composición requiere. Por ello fue una canción habitual en su repertorio. Si bien es afamado su directo en Australia en 1959, destaco su versión en estudio de 1954: era su segundo trabajo para Capitol y el primero en el que trabajó con los arreglos del otro artífice de esta versión, el director y arreglista Nelson Riddle, que consiguió esa mezcla de desenfado y sofisticación necesarias para la expresión del tema de Porter.



Otras vesiones vocales recomendadas son las de Louis Prima y Sam Butera, Molly Johnson, Mel Torme con Don Fagerquist, Carmen McRae, Ray Gelato, Sammy Davis Jr, Lena Horne con Lenny Hayton & His Orchestra, Susana Sheiman con Ignasi Terraza, Rosemary Clooney, Bria Skonberg, Sonia Dronier (Victor Lazlo), Johnny Hartman, Billy Stritch, Laura Fygi (at Ronnie Scott's), Tony DeSare, Al Johson, Denise Sauter, Denise Gordon, Nat King Cole con Billy May, Peggy Lee, la cantante de lírico Kiri Te Kanawa con Peter Matz, Maxine Sullivan, Shirley Bassie, Sarah Vaughan con Count Bassie, The Sunny Blount Trio (Sun Ra), James Darren, Tony Burgos & His Swing Shift Orchestra, Clay Osborne con la John Allmark Jazz Orchestra, y Donna Byrne con Pomeroy.

Pueden resultar también interesantes las de Polly Bergen, Doris Day, Jamie Cullum, Renee Myara, Jo Stafford, John Barrowman, Tony O'Malley, Dee Dee Bridgewater o Kevin Spacey.

En lo que respecta a las versiones instrumentales, son pocos los que se han atrevido con un solo instrumento, algunos los que han hecho arreglos para big band y muchos quienes lo han interpretado con formaciones medias.

De entre las interpretaciones con un solo instrumento destaca la versión febril de Bud Powell, aunque encontraremos aproximaciones interesantes en músicos como Ignasi Terraza, Jim Adams o Don Ellis.





En las grandes formaciones el tema de Porter puede desenvolverse como pez en el agua. Así sucede con las destacadas versiones de las orquestas de Tommy Dorsey, Nelson Riddle, Billy May o Terry Gibbs.

Otras versiones recomendadas de big band son las de Garland Wilson, Rob Parton's Jazztech Big Band, Richard Himber, Jesper Thilo con Dennis Mackrel y la Klüvers Big Band, Lester Lanin, Les Brown & His Band Of Renown, Sonny Burke & His Orchestra, Ray Anthony, Ted Hearh, y la Phil Woods Big Band. Sin olvidar la versión de la orquesta sinfónica de Cyril Ornadel.



En otras formaciones instrumentales, Django Reinhardt creó casi un estándar aparte con su interpretación manouche de Just One Of Those Things (Django Reinhardt et son Quintette, 1947), y su estela ha sido ampliamente seguida por músicos como Tchavolo Schmitt o Lollo Meier.

Son versiones instrumentales destacadas las de Benny Goodman Sextet (y Quartet), Cannonball Adderley con Milt Jackson, Russell Garcia And His Four Trombone Band, Tal Farlow, Gil Evans (& Ten), Coleman Hawkins' All American Four, Lionel Hampton con Oscar Peterson, Charlie Parker Quintet, Joe Cohn Quintet, Joe Turner Trio con su juego de cambio de ritmos arropado por Jo Jones, Bob Wilber con Bobby Hackett, Art Blakey & The Jazz Messengers con Hank Mobley y Kenny Dorham, Devin Phillips, Benny Carter con el Dizzy Gillespie Septet (especialmente la interpretación aterciopelada de Carter, que aporta un enfoque de honestidad que enriquece el tema), Max Roach Quintet junto con Sonny Rollins y Kenny Dorham, Hank Jones con Frank West, Pete Fountain, Donald Brown Quartet con Kenny Garrett, Eddie Heywood, y Dominick Farinacci, con la que es posiblemente la más rápida de las versiones junto con la de Bud Powell.







Otras versiones recomendadas son las interpretadas por Charlie Shavers, Sidney Betchet quartet, Jimmy Rosenberg, Lee Morgan (en The Coocker), Stephane Grapelli, Jesper Thilo con Clark Terry & The American Stars, Art Tatum, Monty Alexander con John Patittucci, Lennie Niehaus quintet, Max Roach Quintet, Teddy Wilson, Bobby Broon, Buddy DeFranco, Sydney Bechet, Ron Hockett Quintet, Al Haig Trio, Bob Wilber con Dany Doritz, Erroll Garner, Tal Farlow, Sonny Criss, Charles Mingus con Teddy Charles, Don Byas con Bud Powell, Plas Johnson, Tubby Hayes, Urbie Green, Duke Jordan trio, Frédéric Schlick, Frat Bros Quintet, Fapy Lafertin Quartet, Jacky Terrason Trio, Lee Konitz con Red Mitchell, Lee Konitz con Warne Marsh, Giovani Mirabassi, Sac à pulses, Allan Vaché con Antti Sarpila, Dunstan Coulber Quartet, Bud Freeman, George Masso Sextet, Carl Fredrik Oraje Trio, Noah Haidu, Branford Marsalis (1987), Tony Scott con Bill Evans, André Previn, Toshiko Akiyoshi, The Birdlanders, y Joe Magnarelli con Perico Sambeat Quintet.




Pueden resultar de interés las versiones de Yo-Yo Ma, las interpretaciones de Paul Desmond junto con Dave Brubeck, Perico Sambeat con Brad Mehldau, Mary Lou Williams, Herbie Mann con Sam Most, Ralph Sharon Trio, Lalo Schifrin con Bob Brookmayer, Yotam Silberstein Trio, y Enrico Pieranunzi Quartet.








Comentarios

Entradas populares de este blog

Festival Internacional de Jazz Getxo: Unos apuntes sobre Gestión Cultural

Cuando existe la duda de si estamos siendo testigos de una era de cambios, la forma más rápida de encontrar una respuesta es fijarse en la gestión de la cultura . La transformación en la creación artística da sin duda pistas y es imprescindible para comprender períodos a medio y largo plazo, pero es la gestión cultural —y la diligencia y el celo en su apoyo y distribución— lo que marcará este aviso de forma más inminente.  El arte sobrevive . Siempre lo hará. Decía Aristóteles que el arte es la mímesis de lo humano , y hasta ahora su descripción sigue demostrándose cierta. De modo que aunque presenciemos altibajos en su desarrollo, el arte seguirá existiendo, curiosamente pese a y por  esas peculiares criaturas que resultamos ser . Un tema muy diferente es la logografía en torno al arte (sospecho que nuestra generación será la última que conviva con la crítica musical) y su gestión. El Festival Internacional de Jazz de Getxo cubre diversos frentes fundamentales en una

Estándares de Jazz: 4. 'Caravan'

En ocasiones una decisión que puede en principio parecernos personal, simple y de repercusiones limitadas acaba teniendo un alcance imprevisto. Imaginemos a un niño nacido en el Puerto Rico de 1900 en el seno de una familia de músicos. Su tío, Manuel Tizol Márquez, era entonces considerado la figura puertorriqueña más destacada de la música instrumental tanto en el repertorio clásico como en el popular. El pequeño Juan Tizol —según testimonio propio— participaba en la banda de su tío Manuel cuando contaba con tan solo 8 años, y fue posiblemente por aquel entonces cuando tomó una decisión que habría de tener influencia tanto en su carrera como en la evolución de la música americana del siglo XX. La simple pero definitiva elección del pequeño Juan Tizol consistió en dejar el violín para entregarse al trombón de pistones, instrumento al que dedicó el resto de su vida. En 1920 viajó junto con su orquesta a los EE UU, donde, pese a no conocer el idioma —refiriéndonos con

Estándares de jazz: 7. 'My Favorite Things'

En ocasiones un segundo matrimonio supera con creces una relación anterior. Musicalmente hablando esto es lo que sucedió con el tándem artístico que formaron Richard Rodgers y Oscar Hammerstein II , a quienes se les considera el paradigma creativo del teatro musical del siglo XX. Efectivamente, ambos crearon una carrera profesional y una gran reputación con sus primeros colaboradores. En el caso de Richards Rodgers , su colaboración con Lorent Hart durante más de dos décadas dejó decenas de partituras de musicales tanto para Broadway como para Londres, así como composiciones para Hollywood para contrarrestar la depresión económica en la década de 1930. Posiblemente su musical con mayor repercusión sea Pal Joey . De entre los temas que compusieron a lo largo de esta colaboración, muchos se convirtieron en éxitos y, por tanto, gran número de estas piezas han pasado a formar parte del amplio abanico de estándares de jazz. Son composiciones de Rodgers y Hart Isn’t it Ro

'Whiplash', una película sobre algo que no es jazz

El mes pasado tuvo lugar en España el estreno del filme Whiplash , segundo largometraje del director Damien Chazelle , responsable a su vez del guion tanto de la película como del cortometraje previo. Whiplash llegó precedida por una significativa retahíla de premios y nominaciones; opta, sin ir más lejos, a ser elegida la mejor película del año de los premios de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, los comúnmente conocidos premios Ó scar . Será competencia del espectador decidir si ha encontrado emoción, inteligencia o entretenimiento en el filme, pero presenta algunos aspectos que quien firma este blog desea revisar. No existe el deseo de ofrecer análisis cinematográfico alguno, sino de aclarar ciertas consideraciones que merecen puntualización tras la estela dejada por la definición de Whiplash como una película sobre jazz . Es innegable que Whiplash parte del deseo de transmitir, como mínimo, un entorno jazzístico, pues sus dos protagonistas encarn

Cómo iniciarse en el jazz con una cierta seguridad de no acabar dejándolo para otra vida

Una de las preguntas que más temo pero que más me hacen es qué  escuchar  para iniciarse en el jazz.   Desde que utilizo las redes sociales, me topo con esta pregunta, como  mínimo, una vez por semana. Y ésa es la razón principal por la que me he   decidido a escribir este texto. Es imposible dar una respuesta general porque no existe un comodín que  responda a  los gustos personales de cada uno. Pondré como ejemplo al  aficionado al rock que  pide la recomendación; podemos sugerir piezas que  compartan un cierto lugar común , pero sin conocer la discoteca del  interesado  y sus inclinaciones dentro de su género  favorito, veo difícil crear  una norma  general que sirva para todos. A lo que sí voy a atreverme es a dar unas pautas que puedan compensar la ausencia de receta mágica; datos, recursos e incluso actitudes que a mí me han resultado de utilidad en estos 20 años de relación estable que llevo con el señor jazz.

Discos Favoritos de 2022 Y Una Reflexión Sobre Crítica Musical

  Supongo que todos tenemos unas costumbres no muy distintas a la hora de escuchar un disco: mirar la portada, leer los títulos y créditos, y, si somos muy afortunados, leer las cada vez menos presentes —y más necesarias— notas de los discos mientras escuchamos el álbum.     Las primeras notas de March On , el tema que abre el 16.º disco como líder de la compositora y pianista Lynne Arriale ( The Lights Are Always On ) ya provocaron una reacción emocional y de fuerte interés musical. Y era solo el comienzo de uno de los trabajos de representación y expresión histórica más destacables que recuerdo.     Como crítica, había un componente personal sobre el que estuve varios meses reflexionando: todos los temas de The Lights Are Alwayn On están inspirados en eventos de profundo peso de los últimos dos años, con una peculiaridad subjetiva, que yo había vivido y presenciado todos y cada uno de ellos. ¿Hasta qué punto mi reacción al disco del trío de Arriale estaba justificada en lo artísti

Gregory Porter y el fenómeno fan

Gregory Porter durante su actuación en el Festival de Jazz de Madrid (Fotografía de Álvaro López del Cerro) Debí haber prestado más atención a las señales. No sólo porque las entradas para el concierto que ofreció Gregory Porter en Madrid llevaban tiempo agotadas , sino porque al llegar al Centro Cultural de la Villa/Fernán Gómez encontré seguidores del cantante que sostenían con cierta solemnidad carteles en busca de una entrada . Menor discreción mostraban aquellos que acechaban en la taquilla pidiendo, suplicando, mendigando u ofreciendo pingües lucros a cambio de mi acreditación. Ya en el auditorio, Porter (Los Ángeles, 1971) fue recibido entre vítores , aplausos y sonrisas de devoción. Es un músico muy querido , cierto, y esta entrega de su público no responde únicamente a su talento como vocalista —con ese timbre de enorme expresividad y profundidad que lo caracteriza en torno a su amplia tesitura de barítono— sino también a su carisma . Dominar un escenario y

Estándares de jazz: 5. 'Tema de amor/Tema principal de Espartaco'

Posiblemente el nombre Isadore Soifer no resulte familiar para la mayoría, pero si se puntualiza que pronto Mr. Soifer pasó a ser conocido como Alex North , seguramente muchos melómanos y más cinéfilos sabrán quién es el protagonista de esta quinta entrega sobre estándares de jazz . Desde muy joven, North (Pensilvania, 1910 - Los Ángeles, 1991) fijó su atención en dos compositores contemporáneos: Duke Ellington y Sergei Prokofiev. Pronto consiguió estudiar composición en la prestigiosa Juilliard School mientras trabajaba como telegrafista por las noches. Su pasión por los compositores rusos y el hecho de que en la entonces Unión Soviética había una gran demanda para cubrir puestos en telegrafía decidieron a North a continuar sus estudios de composición en Moscú, cuyo conservatorio lo aceptó, convirtiéndose en el primer estadounidense en lograr no sólo ser becado por esta institución sino también en formar parte en la estricta Unión de Compositores Soviéticos . Pero

Nuestro Bogui

Si hay un buen día de la semana en Madrid, ése es el lunes. Si hay un sitio donde celebrarlo, es Bogui. Y eso que Bogui es mucho más que lunes festivo de Big Band. Es la casa de jazz de todos. Esta mañana nos han cerrado Bogui. Sin razones legales ni laborales, sin descuidos ni errores administrativos. La avaricia, el amiguismo y los tejemanejes del cuarto poder y la política son demasiado peso para que las vigas de un club de jazz lo soporten. Y somos muchos los que nos sentimos como esas vigas porque Bogui es también nuestra casa. “Yo soy Espartaco.” “ Sí, capitán, mi capitan.” Expresadlo como queráis. Sencillamente no pueden ni deben dejarnos sin Bogui. No pueden dejarme sin Bogui: es, por muchas razones, parte de mi Ítaca. Hemos de conseguirlo. Missingduk e seguirá intentando desde aquí formar parte de un David contra Goliat. Cuento con vosotros.

Leonard Bernstein y el Jazz (II). El pequeño Lenny

Hay algo al intentar escribir sobre la vida de Leonard Bernstein que recuerda a ese realismo mágico tan presente en los autorelatos de las vidas de Louis Armstrong o Duke Ellington . Y, sí, reconozco el anacronismo aquí pero qué puedo hacer yo si el realismo mágico ya existía en básicamente cada palabra que estos músicos elegían para contar los eventos de sus vidas. Quede claro que con la fecha de nacimiento este año no se juega; quiero decir con esto que sí, que Armstrong lo hizo, diciendo que había nacido un mes antes para darle un toque romántico porque si le hacíamos caso correspondía al 4 de julio, con lo que, básicamente, aún se celebraría su nacimiento en EE UU con fuegos artificiales. Pero Leonard Bernstein nació un 25 de agosto de 1918 . Así sucedió. Sin duda. Estamos celebrando el centenario de su nacimiento en el momento correcto. De todas formas, en el caso de Bernstein, para encontrar algún ejemplo entre lo real y otras materias, también podemos recurr