Ir al contenido principal

¿Es incompatible la radiofórmula con la calidad musical?



Hace unos días tuve que pasar varias horas en la sala de un edificio público en el que sonaba una radio. Reconozco que no recurro habitualmente a este medio; básicamente por la programación que se emite en España y porque, generalmente, mi dinámica suele consistir en ir cambiando el dial desesperadamente para acabar por apagar el aparato, con excepciones a las que acudo cuando el horario de emisión de esos programas es compatible con la vida en la Tierra.

Por estas razones, mi relación más habitual con la radio son los podcast. 

Pero en aquella ocasión no estaba en mi mano elegir qué se emitía. De modo que allí me encontraba, escuchando una emisora de lo que se denomina música comercial —un título muy certero y con todo pudor superado, por cierto— y rodeada de personas que parecían disfrutar algo que, por momentos, se me iba haciendo difícil. Confieso que mi primera reacción fue algo cercano al pánico: ni quería ni podía seguir escuchando aquello. Gradualmente fue ganando mi atención el hecho de que en mi entorno no había ni disgusto ni resignación respecto a aquel mantra de música lineal. 

Quien tenga interés por géneros no considerados comerciales sabe perfectamente a qué me refiero: no fue en modo alguno una revelación, sino una causa de reflexión; al fin y al cabo la pieza fuera del engranaje era claramente yo. Y engranaje es, claro está, la primera conclusión evidente a la que se llega: nada nuevo bajo el sol. No tengo interés en explicar o analizar por qué se elige lo que se emite en la radiofórmula (emisoras con un modelo de programación monotemático); ya sabemos todos que las motivaciones no son musicales, con lo cual estoy convencida de que otras plataformas de diferente temática a la de este blog -mercadotecnia, economía o publicidad- lo interpretarán con mayor rigor del que yo sería capaz. 
Sí recordé este artículo de Music.Mic, en el que hace semanas se reconocía que, como reza el título del texto, "La industria musical está literalmente lavándote el cerebro para que te gusten canciones de pop malas" [en inglés]. 


Autor: SadieMae en Deviantart
Lo que me encontré preguntándome fue si no habría lugar en estas emisoras para música que trascendiera una melodía fácil y una base rítmica lineal, ignorando en este planteamiento las verdaderas razones de por qué un tema llega realmente a ser elegido por estas plataformas. 

Si hemos de basarnos en méritos musicales y exigencias de los oyentes, ¿podría recurrirse a una música más completa (musicalmente hablando)? 



¿Qué busca la audiencia de una emisora comercial?


Parto de la base de que el oyente de radiofórmula no se sentirá atraído por ningún programa con la palabra jazz en el título, ya sea por convicción, por prejuicio, por miedo o por, sencillamente, claridad en sus gustos. Buscará, por tanto, una programación en la que la música no sea sinónimo de complejo, dando prioridad, como hemos apuntado anteriormente, a la melodía. ¿Deja esto fuera a una música más elaborada? En absoluto. 

La melodía es imprescindible en cualquier tema de cualquier género; sin melodía no existe nada: es la espina dorsal de cualquier composición. Habrá diferentes modos de estructurarla más o menos afines a cada género musical, pero siempre estará presente. 

Entiendo que, en la audiencia que nos ocupa, la melodía ha de estar presente continuamente y ser fácilmente reproducible al poco de escucharla. ¿Es esto incompatible con un trabajo armónico y rítmico más elaborado? No lo es.

Para respetar una cierta equidad —y un límite justo de maniobra— en los ejemplos a los que he recurrido, sólo compartiré temas de álbumes editados en 2014. 

Uno de estos trabajos que ofrecen una melodía clara sin perder una interpretación personal (de Gretchen Parlato en este caso), apoyada en una sección rítmica creativa y bien ensamblada es You're Still The One, del disco de Otis Brown III The Thought Of You.





Si existe la necesidad de alternar distintas atmósferas anímicas, podemos entonces recurrir a It's A Good Day, el disco que ha publicado este año Cyrille Aimée:







¿Sería recomendable retomar temas míticos con los que ya se esté familiarizado? ¿Qué tal Off The Wall, de Michael Jackson?






Siendo realistas con las emisoras de música comercial



La otra cara de la moneda es el emisor de esta música, o, dicho de otro modo, quien elige la música para quien ha elegido su emisora.

Las motivaciones, claro está, no tienen mucho que ver con las que mueven a quien selecciona ese dial para pasar su tiempo. Como se ha comentado antes, no corresponde ni interesa a esta bitácora ahondar en el funcionamiento de esta industria, pero sigue existiendo el propósito de saber si habría lugar en ella para una programación mejor basándonos en factores objetivos desde el punto de vista musical —aunque extienda éste levemente a otros campos más relacionados con la mercadotecnia en este apartado—.

Si obviamos estas pautas musicales que revisamos en relación con lo que busca el oyente y nos situamos en un terreno más cercano al pragmatismo de un ente de difusión y promoción como es la radio, quizá sería lógico recurrir a los nombres habituales en el medio.
¿Es difícil encontrar esta curiosidad por una música más sofisticada en músicos mundialmente conocidos? No lo es.

Un ejemplo de ello es el single del próximo trabajo de David Bowie, Sue (or In A Season Of Crime), grabado con la big band de María Schneider:






Si el efecto resulta demasiado futurista, ¿necesita esta musica estar muy acotada a unos cánones que se creen —pese a no ser— indicativos de una época específica? Es decir, una vez superadas las razones de estilo ya explicadas, ¿debe la música comercial sonar a, digamos, un tipo de siglo XXI concreto? 
Pero el pop permite una constante revisión de la década de los ochenta, ¿por qué no hacerlo con épocas anteriores? ¿Parece demasiado forzado? No lo es: Amy Winehouse lo hizo con el soul de influencia de los sesenta en Back to Black y reinó en la radiofórmula.

Podría pensarse que una diva que hace un éxito de un trabajo con reminiscencias del siglo pasado es una excepción, pero no es cierto. De hecho, una estrella del llamado star-system se ha aventurado más allá en el tiempo y en el estilo y ha publicado un disco de estándares de jazz. 
¿Alguien poco conocido o una vieja gloria? En absoluto, es Lady Gaga, cuyo trabajo a dúo con Tony Bennett se compone en su totalidad de estos clásicos del jazz.







Talento, trabajo y versatilidad pueden encontrarse en todos los géneros, y por ello he querido acercar esta selección espontánea de música que está a nuestro alcance y que, creo, cumple las premisas de aquellos que recurren habitualmente a la música comercial y que suelen evitar composiciones que llevan cualquier otra etiqueta.

Se puede y se debe hacer jazz melódico. Seremos nosotros quienes seleccionemos de qué repisa queremos tomarlo, pero él, por su naturaleza versátil y creadora, tiene la potestad de estar en todas partes.

Es un sombrero capaz de cubrir varias cabezas, ya sean éstas antros o teatros, orquestas sinfónicas o la radiofórmula. Sólo hay que dejarlo sonar.





Comentarios

Entradas populares de este blog

20 Buenos Discos de 2018

Del privilegio que supone haber escuchado tanta música valiosa, emocionante, atrevida, salvada de unas cajas o revelada en pleno insomnio, la única frustración que nos queda a quienes la devoramos es la certeza de que jamás podremos escuchar todos y cada uno de los discos creados a lo largo del año en el planeta. Es una de las razones por las que esta ya tradicional lista que publico el último día del año no lleva el familiar título de "los mejores discos del años". Son mis favoritos de entre algunos centenares. Tanta música de calidad llega a mí cada año... Ojala existiera la posibilidad de hablar de toda.
Comenzaba 2018 con un disco en mis manos: Love, Time and Divination, del cuarteto de Nueva Orleans liderado por el trombonista Mark McGrain. Un disco que resultó siendo realmente significativo y lúcido en su título respecto a lo que estaba por venir: un encuentro entre la tradición y el presente, una apuesta por sacar adelante un trabajo en que el músico cree. 

Cada vez más…

El triunfo de lo mediocre

"Otras cosas ansía tu alma, por otras llora..."Constantino Kavafis


Hace más de 2.500 años, el ser humano aspiraba a la virtud. En Grecia lo denominaban areté. Se trataba de un concepto profundamente arraigado para alcanzar un ideal de ser, de actuar y de llegar a ser.

No es de extrañar que el modelo humano a seguir fuera aquel que consiguiera acercarse e incluso encarnar lo bello y lo bueno (kalós kai agathós), comprendiendo este concepto múltiples facetas personales, sociales y artísticas. La música y el resto de las artes estaban relacionadas con la Filosofía, y, de hecho, poco después Platón completó este canon con su principio metafísico de aspirar a la Idea del Bien.

De modo que nos encontramos ante una sociedad que desea actuar con nobleza, conocer las artes, crear belleza y aspirar al bien. Rara vez se crea arte por complacer a una masa; las artes intentan recrean lo mejor de cuanto rodea al ser humano, ya sea esto físico, sensible o intelectual. No hay que olvidar que l…

'BOGUI'

«No hay nada como estar en casa». L. Frank Baum, El Maravilloso Mago de Oz.

«Has de saber qué cometidos te depara el destino, incluso en tu palacio». Homero, La Odisea.


***


Era el verano de 2005. Andaba yo hojeando con resignación una publicación sobre actividades culturales en Madrid. Y resignación es una palabra clave si estás interesado en jazz en directo, especialmente en el erial que era entonces al respecto el verano madrileño.

«BOGUI», decía la revista. En la calle Barquillo. Lo pasmoso del asunto es que tras la fecha y el horario podía leerse «jam session».

¿Un lugar desconocido en Madrid que prometía jazz en directo? No era tentador, era reglamentario.

Barquillo con Piamonte. Efectivamente, local nuevo. Por lo visto, a estrenar. 

Había un pequeño escenario. Y un señor con sombrero. Y algunos clientes entrando con cierta vacilación. Pero finalmente el trío tocó. Y yo decidí que aquello se convertiría en el salón de mi casa.
















En Bogui he disfrutado, he aprendido, he sentido y he pensado…

'Between Places'

Estos últimos meses he estado acordándome de un capítulo de la serie Perdidos (LOST, 2004 - 2010). Su título es “?” y en él aparece una joven que vuelve a la vida tras haberse ahogado. Tiene después una conversación con uno de los personajes principales de la serie (Mr. Eko), haciéndole llegar un mensaje de Yemi, el hermano muerto de Eko, con quien supuestamente se encontró cuando estaba “between places”, o sea, entre sitios; en este caso entre dos mundos: el de los vivos y el de los muertos.

Between places es la respuesta que podría dar básicamente a cualquier pregunta relacionada con cualquiera de mis aventuras y desventuras; sospecho que muchos de vosotros os veréis identificados con la expresión.




Una de las razones por las que os debía un texto aquí es volver a comunicarme con vosotros tras mi descanso en redes sociales (que, por cierto, son el paradigma del “entre lugares”: ni son la realidad ni dejan de reflejarla). Por ahora Facebook sigue autovetado por la montaña de tropelías e…

Quincy Jones, 'Giant Steps', Slonimsky y John Coltrane

Supongo que ya todos los presentes están enterados de las tres entrevistas a Quincy Jones que se han publicado en menos de dos semanas. Si no es así (o simplemente os apetece repasarlas) no dejéis de leerlas (por ahora sólo en inglés).






La primera y la tercera han sido publicadas en las ediciones estadounidense y británica de GQ el 29 de enero y 10 de febrero). La segunda entrevista (del 7 de febrero) la encontraréis en la revista Vulture. Esta última tiene la clave para la razón de ser de este artículo que estáis leyendo.
Evidentemente, el material que se ofrece en entrevistas tan extensas a una personalidad locuaz y con tal bagaje musical y vital como Quincy Jones no podía pasar inadvertido. El productor, compositor, arreglista, intérprete, etc, etc, ect ha estado y sigue estando a sus casi 85 años en todos los saraos imaginables y, lo que es aún mejor para nosotros como lectores, en los inimaginables. En ese sentido la entrevista más completa es la que corresponde a la larga charla co…

El incidente

Nada cautiva más al ser humano que una buena historia. Si ésta resulta además ser verídica, nuestro interés aumenta y también lo hace nuestra inclinación a compartirla con otros. La aún joven historia del jazz ha dejado cientos de anécdotas memorables, muchas de ellas de naturaleza casi cinematográfica: desde el asesinato de un músico por haber bebido un licor envenenado dirigido a otra víctima hasta la composición de una suite y posterior creación de un único ejemplar de un disco de vinilo para conmemorar haber conocido a una persona. Hechos brutales o sublimes, pero hechos humanos en todo caso. Cuando hace unos días hablábamossobre la figura de Juan Tizol en la seriesobre estándares de jazz, se mencionó, a propósito de los contrastes en su biografía y en su carácter, la navaja que a menudo portaba, y tras la referencia que se hizo respecto a un incidente con el contrabajista Charles Mingus, se despertó el interés de algunos lectores.
Tanto Tizol como Mingus fueron hombres de fuerte car…

Cómo iniciarse en el jazz con una cierta seguridad de no acabar dejándolo para otra vida

Una de las preguntas que más temo pero que más me hacen es qué 

escuchar para iniciarse en el jazz.

Desde que utilizo las redes sociales, me topo con esta pregunta, como 

mínimo, una vez por semana. Y ésa es la razón principal por la que me he  

decidido a escribir este texto.







Es imposible dar una respuesta general porque no existe un comodín que 

responda a los gustos personales de cada uno. Pondré como ejemplo al 

aficionado al rock que pide la recomendación; podem

Más Sobre Mujeres en el Jazz: Una lista musical

Los que me acompañáis desde hace años conocéis ya los grandes clásicos del tema; frases expresadas tan ricamente con las que he tenido que lidiar a menudo:


«Pero eso del jazz, ¿no es de tíos?»
«Pues para ser una mujer toca bastante bien»
«Sé que hay una mujer que toca bien pero no recuerdo el nombre»

El diálogo más reciente al respecto fue tal que así:


—Qué pena que las mujeres no se animen [a tocar jazz].
—Hay muchas mujeres que crean jazz de altísimo nivel.
—Pero no me refiero a las cantantes.


Queridas vocalistas de jazz, no sé muy bien en qué categoría entráis para mi interlocutor y, sinceramente, no estuve interesada en preguntarlo.


Este dislate sobre la realidad musical es por desgracia común. También es anacrónico, incierto y agraviante. Es un tema que he visitado a menudo y en el que he tomado medidas activas. Pero, obviamente, es trabajo de muchos alcanzar una cierta normalidad en este asunto. (Tengo un artículo extenso en el que estudio varios hechos a mi entender significativos y ref…

Estándares de Jazz: 4. 'Caravan'

En ocasiones una decisión que puede en principio parecernos personal, simple y de repercusiones limitadas acaba teniendo un alcance imprevisto.

Imaginemos a un niño nacido en el Puerto Rico de 1900 en el seno de una familia de músicos.

Su tío, Manuel Tizol Márquez, era entonces considerado la figura puertorriqueña más destacada de la música instrumental tanto en el repertorio clásico como en el popular. El pequeño Juan Tizol —según testimonio propio— participaba en la banda de su tío Manuel cuando contaba con tan solo 8 años, y fue posiblemente por aquel entonces cuando tomó una decisión que habría de tener influencia tanto en su carrera como en la evolución de la música americana del siglo XX. La simple pero definitiva elección del pequeño Juan Tizol consistió en dejar el violín para entregarse al trombón de pistones, instrumento al que dedicó el resto de su vida.

En 1920 viajó junto con su orquesta a los EE UU, donde, pese a no conocer el idioma —refiriéndonos con idioma tanto a la len…

"The Tattooed Bride" y la conquista del tiempo

Cuando Columbia Records presentó en 1948 su Long Play de vinilo (LP o elepé) de 33 revoluciones por minuto consiguió entre otras una mejora definitiva respecto a los discos de 78 rpm: ciertamente era ésta una lucha del hombre por conquistar el sonido, pero más aún por conquistar el tiempo.

De este modo se consiguió superar las limitaciones que imponían los aproximadamente cuatro minutos de grabación posibles hasta la fecha para lograr un escenario prometedor con los más de 20 minutos por cara que brindaba el elepé de la Columbia.

Esta nueva posibilidad de grabación se enfocó muy especialmente en obras de música clásica: sinfonías, conciertos o suites que hasta entonces no podían registrarse en un disco de vinilo debido al reducido minutaje que ofrecía. Los artistas de música popular encontraron en los elepés la oportunidad de presentar trabajos que por primera vez podían contener una decena de temas.

El 18 de diciembre de 1950 Duke Ellington y su orquesta grabaron su primer elepé en los …