Ir al contenido principal

El triunfo de lo mediocre



"Otras cosas ansía tu alma, por otras llora..."
Constantino Kavafis



Hace más de 2.500 años, el ser humano aspiraba a la virtud. En Grecia lo denominaban areté. Se trataba de un concepto profundamente arraigado para alcanzar un ideal de ser, de actuar y de llegar a ser.


No es de extrañar que el modelo humano a seguir fuera aquel que consiguiera acercarse e incluso encarnar lo bello y lo bueno (kalós kai agathós), comprendiendo este concepto múltiples facetas personales, sociales y artísticas. La música y el resto de las artes estaban relacionadas con la Filosofía, y, de hecho, poco después Platón completó este canon con su principio metafísico de aspirar a la Idea del Bien.


De modo que nos encontramos ante una sociedad que desea actuar con nobleza, conocer las artes, crear belleza y aspirar al bien. Rara vez se crea arte por complacer a una masa; las artes intentan recrean lo mejor de cuanto rodea al ser humano, ya sea esto físico, sensible o intelectual. No hay que olvidar que las artes están representadas por las musas, afianzando la idea de algo que se encuentra entre lo humano y lo divino.




Las artes enaltecen al hombre; lo llevan a aventuras personales, estimulan su pensamiento y alimentan su sensibilidad.


En Roma se asimiló y tomó esta creación helénica (y básicamente todas las demás) pero comenzó a desvirtuarla al introducir conceptos psesudopolíticos como el del pan y circo, tan omnipresente en nuestro siglo xxɪ.


Los vaivenes de la Historia han afectado indefectiblemente a la forma en que se ha creado y asimilado el arte, pero, si tomamos como ejemplo el cercano siglo xɪx, encontramos muchos de los conceptos que hemos explicado anteriormente. Tanto en la Literatura, la Pintura o la Música se encuentra esa intención de tender hacia la belleza, muchas veces compartiendo las artes un mismo movimiento —como ocurriría con el impresionismo—, movidos por la curiosidad, el afán de crear y la búsqueda de la belleza.


En el siglo xx comenzó la inclusión devastadora de la mercadotecnia en las artes y poco a poco los conceptos, los ideales y las motivaciones se fueron entrelazando e, inevitablemente, adulterándose mutuamente.


Si sospecháis que a partir de este punto va a comenzar una crítica acerada hacia el arte contemporáneo —para la que sobrarían razones objetivas—, he de aclarar que en esta reflexión no deseo cargar todo el peso en los creadores de contenido fatuo.


Si nos preguntamos qué sucedió con el artista que creaba una obra buscando la belleza, deberíamos, en justicia, plantearnos por qué no estamos interesados en consumir un arte que nos estimule de manera real.


Existe el talento en la música del siglo xxɪ; sin duda minoritariamente, y hay un público que sabe apreciarlo, pero este es aún más reducido, cuando matemáticamente no debería ser así.


Porque el público de nuestro tiempo no quiere elegir. Desea que le den hecho el catálogo de qué escuchar, y por eso es indolente ante una radiofórmula lineal y sólo tiene interés en desenvolverse entre los nombres que provengan de una publicidad cerril. Queremos música que no venga de la música, sino de la publicidad. El ocio no es sinónimo de dar valor a nuestro tiempo sino de llenar horas, a ser posible con lo que se nos proponga en ese catálogo automático.


¿Cuándo el marketing se convirtió en una de las artes? ¿Nos ayudará a llegar a la belleza? ¿A la idea del bien? ¿Estimulará nuestra sensibilidad? ¿Nuestro pensamiento? En definitiva, ¿nos aportará o servirá de algo aunque sea a corto plazo?


Quizá puedan parecer máximas muy radicales pero en realidad no lo son. Usando expresiones más terrenales, ¿a quién no le gusta lo bonito? ¿Preferimos lo malo acaso? ¿Por qué es atractivo no elegir?


Raramente se llena el aforo de un espectáculo en el que un músico de talento ofrece un trabajo honesto, aspira a crear algo bello, reclamar nuestra sensibilidad y, con suerte, llegar a emocionar. Mientras esto sucede, en algún otro punto de la ciudad, se premiará la mediocridad. El talento no importa. Las propaganda en forma de notas anodinas es nuestra elección. La música no importa. El arte no importa. Y nosotros mismos no nos importamos.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Estándares de jazz: 7. 'My Favorite Things'

En ocasiones un segundo matrimonio supera con creces una relación anterior. Musicalmente hablando esto es lo que sucedió con el tándem artístico que formaron Richard Rodgers y Oscar Hammerstein II , a quienes se les considera el paradigma creativo del teatro musical del siglo XX. Efectivamente, ambos crearon una carrera profesional y una gran reputación con sus primeros colaboradores. En el caso de Richards Rodgers , su colaboración con Lorent Hart durante más de dos décadas dejó decenas de partituras de musicales tanto para Broadway como para Londres, así como composiciones para Hollywood para contrarrestar la depresión económica en la década de 1930. Posiblemente su musical con mayor repercusión sea Pal Joey . De entre los temas que compusieron a lo largo de esta colaboración, muchos se convirtieron en éxitos y, por tanto, gran número de estas piezas han pasado a formar parte del amplio abanico de estándares de jazz. Son composiciones de Rodgers y Hart Isn’t it Ro

Festival Internacional de Jazz Getxo: Unos apuntes sobre Gestión Cultural

Cuando existe la duda de si estamos siendo testigos de una era de cambios, la forma más rápida de encontrar una respuesta es fijarse en la gestión de la cultura . La transformación en la creación artística da sin duda pistas y es imprescindible para comprender períodos a medio y largo plazo, pero es la gestión cultural —y la diligencia y el celo en su apoyo y distribución— lo que marcará este aviso de forma más inminente.  El arte sobrevive . Siempre lo hará. Decía Aristóteles que el arte es la mímesis de lo humano , y hasta ahora su descripción sigue demostrándose cierta. De modo que aunque presenciemos altibajos en su desarrollo, el arte seguirá existiendo, curiosamente pese a y por  esas peculiares criaturas que resultamos ser . Un tema muy diferente es la logografía en torno al arte (sospecho que nuestra generación será la última que conviva con la crítica musical) y su gestión. El Festival Internacional de Jazz de Getxo cubre diversos frentes fundamentales en una

50 Buenos Discos de 2021

Cada 31 de diciembre es tradición aquí celebrar la música publicada durante los últimos 365 días en cualquier formato: vinilos, cedés, casetes, digital, música autoproducida, salvada de alguna balda, apoyada por sellos que pertenecen a industrias pesadas o a otros creados por y para el talento. Las opciones siguen ampliándose (y a la vez reduciéndose) en esta irónica lucha de la música como expresión artística y modelo de negocio (si aún lo es). El 30 de diciembre pudimos ver la selección de la crítica en la 2021 Jazz Critics Polls , que dirije Francis Davis con la dedicada colaboración de Tom Hull. Hull, el hombre con los datos, cuenta que 156 críticos hemos votado 510 grabaciones diferentes en 2021, lo que sigue convirtiendo a dicha lista única en su naturaleza. Podéis leer la selección completa de los discos de jazz elegidos por la crítica internacional y las votaciones individuales.  La frustración vuelve a ser la protagonista por el número limitado de discos que podemos selecci

Estándares de Jazz: 4. 'Caravan'

En ocasiones una decisión que puede en principio parecernos personal, simple y de repercusiones limitadas acaba teniendo un alcance imprevisto. Imaginemos a un niño nacido en el Puerto Rico de 1900 en el seno de una familia de músicos. Su tío, Manuel Tizol Márquez, era entonces considerado la figura puertorriqueña más destacada de la música instrumental tanto en el repertorio clásico como en el popular. El pequeño Juan Tizol —según testimonio propio— participaba en la banda de su tío Manuel cuando contaba con tan solo 8 años, y fue posiblemente por aquel entonces cuando tomó una decisión que habría de tener influencia tanto en su carrera como en la evolución de la música americana del siglo XX. La simple pero definitiva elección del pequeño Juan Tizol consistió en dejar el violín para entregarse al trombón de pistones, instrumento al que dedicó el resto de su vida. En 1920 viajó junto con su orquesta a los EE UU, donde, pese a no conocer el idioma —refiriéndonos con

Cómo iniciarse en el jazz con una cierta seguridad de no acabar dejándolo para otra vida

Una de las preguntas que más temo pero que más me hacen es qué  escuchar  para iniciarse en el jazz.   Desde que utilizo las redes sociales, me topo con esta pregunta, como  mínimo, una vez por semana. Y ésa es la razón principal por la que me he   decidido a escribir este texto. Es imposible dar una respuesta general porque no existe un comodín que  responda a  los gustos personales de cada uno. Pondré como ejemplo al  aficionado al rock que  pide la recomendación; podemos sugerir piezas que  compartan un cierto lugar común , pero sin conocer la discoteca del  interesado  y sus inclinaciones dentro de su género  favorito, veo difícil crear  una norma  general que sirva para todos. A lo que sí voy a atreverme es a dar unas pautas que puedan compensar la ausencia de receta mágica; datos, recursos e incluso actitudes que a mí me han resultado de utilidad en estos 20 años de relación estable que llevo con el señor jazz.

Nuestro Bogui

Si hay un buen día de la semana en Madrid, ése es el lunes. Si hay un sitio donde celebrarlo, es Bogui. Y eso que Bogui es mucho más que lunes festivo de Big Band. Es la casa de jazz de todos. Esta mañana nos han cerrado Bogui. Sin razones legales ni laborales, sin descuidos ni errores administrativos. La avaricia, el amiguismo y los tejemanejes del cuarto poder y la política son demasiado peso para que las vigas de un club de jazz lo soporten. Y somos muchos los que nos sentimos como esas vigas porque Bogui es también nuestra casa. “Yo soy Espartaco.” “ Sí, capitán, mi capitan.” Expresadlo como queráis. Sencillamente no pueden ni deben dejarnos sin Bogui. No pueden dejarme sin Bogui: es, por muchas razones, parte de mi Ítaca. Hemos de conseguirlo. Missingduk e seguirá intentando desde aquí formar parte de un David contra Goliat. Cuento con vosotros.

Estándares de jazz: 5. 'Tema de amor/Tema principal de Espartaco'

Posiblemente el nombre Isadore Soifer no resulte familiar para la mayoría, pero si se puntualiza que pronto Mr. Soifer pasó a ser conocido como Alex North , seguramente muchos melómanos y más cinéfilos sabrán quién es el protagonista de esta quinta entrega sobre estándares de jazz . Desde muy joven, North (Pensilvania, 1910 - Los Ángeles, 1991) fijó su atención en dos compositores contemporáneos: Duke Ellington y Sergei Prokofiev. Pronto consiguió estudiar composición en la prestigiosa Juilliard School mientras trabajaba como telegrafista por las noches. Su pasión por los compositores rusos y el hecho de que en la entonces Unión Soviética había una gran demanda para cubrir puestos en telegrafía decidieron a North a continuar sus estudios de composición en Moscú, cuyo conservatorio lo aceptó, convirtiéndose en el primer estadounidense en lograr no sólo ser becado por esta institución sino también en formar parte en la estricta Unión de Compositores Soviéticos . Pero

Impresiones, escenarios, músicos y estrellitas

Bueno, pues la semana que viene empieza el cotarro. Tenemos por delante casi un mes de actuaciones. Mucho jazz. Tanto, que no podremos verlo todo; ya se sabe que quien mucho abarca, poco aprieta. Y es una lástima, porque por el dichoso problemilla de no tener el don de la ubicuidad, se nos escaparán los conciertos como arena entre los dedos, para que después llegue diciembre, enero, febrero (podéis seguir vosotros solitos con la enumeración hasta julio) y pasemos por época de vacas flacas jazzeras. ¡Benditos clubes! Menos mal que quedarán ellos para darnos nuestra dosis. No voy a enumerar la oferta de conciertos del festival, para eso está su página web oficial , pero sí me gustaría hacer algunos primeros comentarios. La sensación después de echar un primer vistazo al programa es bastante buena, de hecho es más que eso; este año han conseguido que salivara; bien es cierto que traen a algunos de mis músicos favoritos, así que disculpad si respecto a ellos no logro ser muy imparcial. Au

[Nota Para Mis Lectores]

  Habría deseado no tener que escribir este texto pero hay realidades insalvables y yo me encuentro en una.  Realmente han sido años de esa realidad, en la que la voluntad y las convicciones han tratado de ignorar una realidad física que ahora mismo está en una condición extrema.  De modo que he tenido que parar, y lo haré durante un tiempo. Quienes me leéis habitualmente podéis imaginar que no ha sido fácil tomar esta decisión, pero es un imperativo físico. No desapareceré del todo: digitalmente ya lo he hecho en realidad, aunque probablemente haga alguna que otra visita en alguna red. Físicamente sí estaré centrada en lo que debo hacer. De hecho descansar y recuperar fuerzas será necesario de cara a 2022.  En todo caso, hay proyectos a medias que quiero terminar (un libro por comentar —del resto de libros editados en 2021 hablaremos más adelante—,  un aniversario por celebrar), y también intentaré estar en los eventos con fecha cercana que puedan tener un impacto grande en la comunid

50 Buenos Discos de 2020

  2020. Indefinible año. Muy complejo a todos los niveles. Pero su realidad musical es que 2020 ha sido un año de una riqueza sorprendente, quizá por lo inesperado. Un año que ha sido un punto de encuentro para un gran numero de discos debut de gran calidad —algunos realmente brillantes— y multitud de reediciones y grabaciones inéditas históricas. Quiero, antes publicar la lista, comentar varios discos que por diversas razones —no tratarse de discos de jazz en su mayoría— deseo que queden reflejados como parte del paisaje musical del año. Uno de ellos es Delicious,  proyecto de Itziar Yagüe: un álbum esencialmente bluesy , compuesto e interpretado en España, que ha conseguido unir a críticos de diversos géneros y ha traído un punto de encuentro para el oyente ecléctico y el acostumbrado al catálogo radiofónico (está por verse si se aprovecha este hecho. Con el jazz no lo hacen). Muchos méritos como para no mencionarlo. No puedo dejar de mencionar Allegoria , de TXEMA RIERA TRIO + 1; un