Ir al contenido principal

Estándares de Jazz: 4. 'Caravan'





En ocasiones una decisión que puede en principio parecernos personal, simple y de repercusiones limitadas acaba teniendo un alcance imprevisto.

Imaginemos a un niño nacido en el Puerto Rico de 1900 en el seno de una familia de músicos.

Su tío, Manuel Tizol Márquez, era entonces considerado la figura puertorriqueña más destacada de la música instrumental tanto en el repertorio clásico como en el popular. El pequeño Juan Tizol —según testimonio propio— participaba en la banda de su tío Manuel cuando contaba con tan solo 8 años, y fue posiblemente por aquel entonces cuando tomó una decisión que habría de tener influencia tanto en su carrera como en la evolución de la música americana del siglo XX. La simple pero definitiva elección del pequeño Juan Tizol consistió en dejar el violín para entregarse al trombón de pistones, instrumento al que dedicó el resto de su vida.


En 1920 viajó junto con su orquesta a los EE UU, donde, pese a no conocer el idioma —refiriéndonos con idioma tanto a la lengua inglesa como al lenguaje musical de los movimientos populares americanos— tuvo claro que deseaba establecerse profesional y vitalmente en aquel país.

Durante una década formó parte de diferentes bandas a lo ancho del país hasta que en 1929, tras establecerse junto a Rosebud, su esposa, en la costa oeste, Duke Ellington lo convocó para unirse a él en el Cotton Club, ampliando así su sección de metales a cinco atriles, y convirtiéndose en una de las primeras en las que se podía hablar de trombón en plural; más aún en contar con la adición iconoclasta de un trombón de pistones, como sucedía ahora con la incorporación de Juan Tizol, responsable en parte del sonido que habría de hacer inmortal a la orquesta de Duke Ellington.


Juan Tizol y su trombón de pistones fotografiados
por Gordon Parks


Pronto, Juan Tizol fue una pieza imprescindible no sólo como intérprete gracias a su lectura perfecta, su sonido cálido y su aportación rítmica de origen latino, sino también como el principal asistente en el trabajo con las partituras y ocasional compositor (sin olvidar su fama de bromista entre los miembros de la orquesta —afortunadamente de carácter inofensivo y carentes de la pesadez que hizo famosas a las de su coetáneo Joe Venuti—).


De entre las composiciones que Juan Tizol aportó al repertorio ellingtoniano, posiblemente los títulos más conocidos sean Perdido y el que hoy nos ocupa, Caravan.

Es un error habitual atribuir la autoría del tema a Duke, quizá porque tras marcar la melodía, Ellington creó los arreglos que impulsaron la fama de Caravan. Pese a ello fue sin duda Tizol quien lo compuso en la década de 1930, y de hecho es fácil comprobar cómo Duke lo presenta siempre como un tema de Juan Tizol.

Quienes crean que la fusión es un concepto moderno, deberían tener en cuenta este tema de 1936 con una melodía (y un título) de reminiscencias orientales compuesta por un trombonista puertorriqueño de formación clásica y letra de un neoyorquino de origen ruso. 
De hecho, Juan Tizol está considerado uno de los padres del jazz latino (para muchos el padre de este género) y por ello no es de extrañar que encontremos numerosas versiones de Caravan en los géneros afines a la fusión, como el manouche y el jazz latino, sin olvidar que el tema acabó siendo un estándar no sólo de jazz sino también del género conocido como exótica.


Otra peculiaridad de Caravan reside en que la letra fue añadida después de su éxito como tema instrumental, lo que ejemplifica bien cómo no siempre un estándar proviene de una canción ni se apoya en un mensaje literario. Ni siquiera el propio Tizol reconoció el potencial de su composición, pues vendió por tan solo 25 dólares los derechos de Caravan a quien más adelante sería el responsable de ponerle letra, Irving Mills.


Mills fue una interesante figura en la música americana de comienzos del siglo XX enfocada en la promoción, producción, representación y edición musical, así como un prolífico autor y coautor en letras de canciones —muchas de ellas composiciones de Ellington—; también formó parte de un grupo musical como vocalista. Pero fue en su faceta como descubridor y representante de músicos en la que más destacó, siendo clave tanto en reconocer el talento de músicos como Cab Calloway o Benny Goodman, como en conseguir que Duke Ellington fuera contratado en el Cotton Club. Es justo aclarar que cuando Caravan se convirtió en un éxito comercial, Mills y Tizol llegaron a un nuevo acuerdo sobre los derechos de la pieza.


La primera grabación de Caravan tuvo lugar en 1936 en una formación pequeña cuyo pianista fue Ellington pero no así su líder, pues se trata de Barney Bigard & The Jazzopators.



Con la adaptación para la orquesta de Duke el año siguiente, Caravan se convirtió en un éxito, y lo ha sido para infinidad de músicos a partir de entonces. Billy Eckstine vendió un millón de copias con su revisión en el año 1949 y Frank Zappa creó un mito con tan solo hablar sobre él.



Caravan es el exótico resultado de unir diversos contrastes. En primer lugar, se enriqueció musicalmente al fusionar la melodía de Tizol con la orquestación —y la creación del puente— por parte de Ellington.


Otro contraste en sí mismo era el propio Tizol, pues por una lado era famoso por los episodios que protagonizó con la navaja que siempre portaba (y si no que se lo pregunten a Charles Mingus) pero también por su abnegada actitud como marido devoto.


Son llamativos los contrastes de estilo de Caravan, donde encontramos la melodía evocadora de una caravana que avanza en algún punto de oriente y los ritmos afrocubanos tan característicos de la pieza, por ello el tema es una suerte de himno universal que podrá ser afín al oyente y al músico de la práctica totalidad del planeta. Efectivamente, Caravan es un tema al que siguen recurriendo con enorme frecuencia músicos de muy diversos géneros (pop, jazz, flamenco, rock, exótica, techno o bluegrass por citar algunos de ellos).




Es lógico que los instrumentos de metal se sientan como pez en el agua con Caravan. Existen numerosos ejemplos de ello. No es de extrañar, por ejemplo, que Lawrence Brown la eligiera para uno de los pocos discos que publicó como líder, Slide Trombone, máxime cuando vivió codo con codo con el autor del tema durante décadas en la orquesta de Duke Ellington.

La aportación ellingtoniana es innegable y de hecho algunas de las versiones más destacadas están lideradas por pianistas, correspondiendo algunos de los exponentes de los mejores Caravan registrados hasta la fecha a piezas en piano solo.
Versiones destacadas con este único instrumento son las de Oscar Peterson, Michel Petrucciani y Ellis Marsalis. Paul Bley dio un paso más allá y creó una suite en cuatro movimientos sobre Caravan que ningún interesado en este estándar debería perderse. Otras versiones recomendadas corresponden a Mary Lou Williams, Art Tatum, Roland Hanna, Chano Domínguez, Monty Alexander y Jacky Terrasson.






En el terreno vocal hubo que lidiar con una letra no especialmente destacable que dificultaba añadir mucho más a lo que la propia melodía sí conseguía evocar. Pese a ello encontramos buenos ejemplos de Caravan en las destacadas versiones de Ella Fitzgerald y Cyrille Aimée, que han sabido engrandecer el tema tanto en sus versiones en estudio como en sus directos.


Otros vocalistas que han interpretado versiones recomendadas de Caravan son Tony Bennett, The Mills Brothers en su cuarteto a capella, Tierney Shutton, Andy Bey, o Bobby Mcferrin con Enver Izmaylov. Son interesantes las interpretaciones de Billy Eckstine, Cassandra Wilson, Dinah Washington; Lambert, Hendricks & Ross, Nat King Cole o Nicola Conte.




En el terreno instrumental destaca la mayoría de las versiones que realizó Ellington tanto para orquesta como para pequeñas formaciones —por ejemplo la vibrante interpretación que ofrece junto a Charles Mingus y Max Roach en Money Jungle—. De igual modo sucede con trabajos como líderes de músicos que en su momento formaron parte de la orquesta de Ellington y compartieron años de música junto a Juan Tizol, como Lawrence Brown o Cootie Williams.




Son también destacadas las interpretaciones de Art Balkey And The Jazz Messengers, Art Pepper en sus directos en Japón o en el Village Vanguard de Nueva York, la primera histórica versión de Barnie Bigard And His Jazzopaters, Ben Webster Quintet con Jim Hall, Benny Goodman, Bob Brookmeyer, Bunny Berigan And His Orchestra, Clifford Brown, Cyrus Chestnut Quartet, Edward Hayes And His Orchestra, John Alfred y Wycliffe Gordon, John Harle Band, McCoy Tyner, Oscar Peterson con Dizzy Gillespie, Thelonious Monk, Tommy Flanagan Trio o la Vienna Art Orchestra.










Algunas versiones recomendadas son las de Benny Bailey con la orquesta de Max Greger, Buddy Rich Septet, Conte Candoli Quartet, Dave Grusin, Dave Liebman, Erroll Garner, Freddie Hubbard, Hank jones, Jimmy Smith, Kenny Burrell, Lawrence Brown (1955) en Slide Trombone, Lou Donaldson, Marian McPartland con John Medesky, Michel Petrucciani Trio, Mike Auldridge, Randy Weston, Tito Puente, Wynton Marsalis Quartet (1987) o Zoot Sims con el Kenny Drew Quartet.


Son interesantes las interpretaciones de Ahmad Jamal Trio, Arthur Lyman Group, Beegie Adair, Avishai Cohen Trio, Chucho Valdés, Chris Barber, Dizzy Gillespie, Duane Andrews, Eddie Condon, Gary Burton con Joe Beck y Terry Clarke, George Shearing, Gonzalo, Rubalcaba Trio, Gordon Jenkins And His Orchestra, Herbie Mann, Hiromi, Jorge Pardo con Carmona y Benavent, McCoy Tyner Quintet (1986), Milt Jackson Quartet, Orquesta Martín de la Rosa, 'Papa' Jo Jones ejecutando un solo de este estándar que obtuvo cierta repercusión, Paquito D’Rivera y Absolute Ensemble, Paulo Moura y André Sachs, Phineas Newborne Jr., Ryan Cohan, Spanish Brass o Wes Montgomery (1964).








Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Escuchen la versión de Eumir Deodato.

Entradas populares de este blog

Festival Internacional de Jazz Getxo: Unos apuntes sobre Gestión Cultural

Cuando existe la duda de si estamos siendo testigos de una era de cambios, la forma más rápida de encontrar una respuesta es fijarse en la gestión de la cultura . La transformación en la creación artística da sin duda pistas y es imprescindible para comprender períodos a medio y largo plazo, pero es la gestión cultural —y la diligencia y el celo en su apoyo y distribución— lo que marcará este aviso de forma más inminente.  El arte sobrevive . Siempre lo hará. Decía Aristóteles que el arte es la mímesis de lo humano , y hasta ahora su descripción sigue demostrándose cierta. De modo que aunque presenciemos altibajos en su desarrollo, el arte seguirá existiendo, curiosamente pese a y por  esas peculiares criaturas que resultamos ser . Un tema muy diferente es la logografía en torno al arte (sospecho que nuestra generación será la última que conviva con la crítica musical) y su gestión. El Festival Internacional de Jazz de Getxo cubre diversos frentes fundamentales en una

'Whiplash', una película sobre algo que no es jazz

El mes pasado tuvo lugar en España el estreno del filme Whiplash , segundo largometraje del director Damien Chazelle , responsable a su vez del guion tanto de la película como del cortometraje previo. Whiplash llegó precedida por una significativa retahíla de premios y nominaciones; opta, sin ir más lejos, a ser elegida la mejor película del año de los premios de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, los comúnmente conocidos premios Ó scar . Será competencia del espectador decidir si ha encontrado emoción, inteligencia o entretenimiento en el filme, pero presenta algunos aspectos que quien firma este blog desea revisar. No existe el deseo de ofrecer análisis cinematográfico alguno, sino de aclarar ciertas consideraciones que merecen puntualización tras la estela dejada por la definición de Whiplash como una película sobre jazz . Es innegable que Whiplash parte del deseo de transmitir, como mínimo, un entorno jazzístico, pues sus dos protagonistas encarn

Estándares de jazz: 7. 'My Favorite Things'

En ocasiones un segundo matrimonio supera con creces una relación anterior. Musicalmente hablando esto es lo que sucedió con el tándem artístico que formaron Richard Rodgers y Oscar Hammerstein II , a quienes se les considera el paradigma creativo del teatro musical del siglo XX. Efectivamente, ambos crearon una carrera profesional y una gran reputación con sus primeros colaboradores. En el caso de Richards Rodgers , su colaboración con Lorent Hart durante más de dos décadas dejó decenas de partituras de musicales tanto para Broadway como para Londres, así como composiciones para Hollywood para contrarrestar la depresión económica en la década de 1930. Posiblemente su musical con mayor repercusión sea Pal Joey . De entre los temas que compusieron a lo largo de esta colaboración, muchos se convirtieron en éxitos y, por tanto, gran número de estas piezas han pasado a formar parte del amplio abanico de estándares de jazz. Son composiciones de Rodgers y Hart Isn’t it Ro

Cómo iniciarse en el jazz con una cierta seguridad de no acabar dejándolo para otra vida

Una de las preguntas que más temo pero que más me hacen es qué  escuchar  para iniciarse en el jazz.   Desde que utilizo las redes sociales, me topo con esta pregunta, como  mínimo, una vez por semana. Y ésa es la razón principal por la que me he   decidido a escribir este texto. Es imposible dar una respuesta general porque no existe un comodín que  responda a  los gustos personales de cada uno. Pondré como ejemplo al  aficionado al rock que  pide la recomendación; podemos sugerir piezas que  compartan un cierto lugar común , pero sin conocer la discoteca del  interesado  y sus inclinaciones dentro de su género  favorito, veo difícil crear  una norma  general que sirva para todos. A lo que sí voy a atreverme es a dar unas pautas que puedan compensar la ausencia de receta mágica; datos, recursos e incluso actitudes que a mí me han resultado de utilidad en estos 20 años de relación estable que llevo con el señor jazz.

Discos Favoritos de 2022 Y Una Reflexión Sobre Crítica Musical

  Supongo que todos tenemos unas costumbres no muy distintas a la hora de escuchar un disco: mirar la portada, leer los títulos y créditos, y, si somos muy afortunados, leer las cada vez menos presentes —y más necesarias— notas de los discos mientras escuchamos el álbum.     Las primeras notas de March On , el tema que abre el 16.º disco como líder de la compositora y pianista Lynne Arriale ( The Lights Are Always On ) ya provocaron una reacción emocional y de fuerte interés musical. Y era solo el comienzo de uno de los trabajos de representación y expresión histórica más destacables que recuerdo.     Como crítica, había un componente personal sobre el que estuve varios meses reflexionando: todos los temas de The Lights Are Alwayn On están inspirados en eventos de profundo peso de los últimos dos años, con una peculiaridad subjetiva, que yo había vivido y presenciado todos y cada uno de ellos. ¿Hasta qué punto mi reacción al disco del trío de Arriale estaba justificada en lo artísti

Gregory Porter y el fenómeno fan

Gregory Porter durante su actuación en el Festival de Jazz de Madrid (Fotografía de Álvaro López del Cerro) Debí haber prestado más atención a las señales. No sólo porque las entradas para el concierto que ofreció Gregory Porter en Madrid llevaban tiempo agotadas , sino porque al llegar al Centro Cultural de la Villa/Fernán Gómez encontré seguidores del cantante que sostenían con cierta solemnidad carteles en busca de una entrada . Menor discreción mostraban aquellos que acechaban en la taquilla pidiendo, suplicando, mendigando u ofreciendo pingües lucros a cambio de mi acreditación. Ya en el auditorio, Porter (Los Ángeles, 1971) fue recibido entre vítores , aplausos y sonrisas de devoción. Es un músico muy querido , cierto, y esta entrega de su público no responde únicamente a su talento como vocalista —con ese timbre de enorme expresividad y profundidad que lo caracteriza en torno a su amplia tesitura de barítono— sino también a su carisma . Dominar un escenario y

Estándares de jazz: 5. 'Tema de amor/Tema principal de Espartaco'

Posiblemente el nombre Isadore Soifer no resulte familiar para la mayoría, pero si se puntualiza que pronto Mr. Soifer pasó a ser conocido como Alex North , seguramente muchos melómanos y más cinéfilos sabrán quién es el protagonista de esta quinta entrega sobre estándares de jazz . Desde muy joven, North (Pensilvania, 1910 - Los Ángeles, 1991) fijó su atención en dos compositores contemporáneos: Duke Ellington y Sergei Prokofiev. Pronto consiguió estudiar composición en la prestigiosa Juilliard School mientras trabajaba como telegrafista por las noches. Su pasión por los compositores rusos y el hecho de que en la entonces Unión Soviética había una gran demanda para cubrir puestos en telegrafía decidieron a North a continuar sus estudios de composición en Moscú, cuyo conservatorio lo aceptó, convirtiéndose en el primer estadounidense en lograr no sólo ser becado por esta institución sino también en formar parte en la estricta Unión de Compositores Soviéticos . Pero

Nuestro Bogui

Si hay un buen día de la semana en Madrid, ése es el lunes. Si hay un sitio donde celebrarlo, es Bogui. Y eso que Bogui es mucho más que lunes festivo de Big Band. Es la casa de jazz de todos. Esta mañana nos han cerrado Bogui. Sin razones legales ni laborales, sin descuidos ni errores administrativos. La avaricia, el amiguismo y los tejemanejes del cuarto poder y la política son demasiado peso para que las vigas de un club de jazz lo soporten. Y somos muchos los que nos sentimos como esas vigas porque Bogui es también nuestra casa. “Yo soy Espartaco.” “ Sí, capitán, mi capitan.” Expresadlo como queráis. Sencillamente no pueden ni deben dejarnos sin Bogui. No pueden dejarme sin Bogui: es, por muchas razones, parte de mi Ítaca. Hemos de conseguirlo. Missingduk e seguirá intentando desde aquí formar parte de un David contra Goliat. Cuento con vosotros.

Leonard Bernstein y el Jazz (II). El pequeño Lenny

Hay algo al intentar escribir sobre la vida de Leonard Bernstein que recuerda a ese realismo mágico tan presente en los autorelatos de las vidas de Louis Armstrong o Duke Ellington . Y, sí, reconozco el anacronismo aquí pero qué puedo hacer yo si el realismo mágico ya existía en básicamente cada palabra que estos músicos elegían para contar los eventos de sus vidas. Quede claro que con la fecha de nacimiento este año no se juega; quiero decir con esto que sí, que Armstrong lo hizo, diciendo que había nacido un mes antes para darle un toque romántico porque si le hacíamos caso correspondía al 4 de julio, con lo que, básicamente, aún se celebraría su nacimiento en EE UU con fuegos artificiales. Pero Leonard Bernstein nació un 25 de agosto de 1918 . Así sucedió. Sin duda. Estamos celebrando el centenario de su nacimiento en el momento correcto. De todas formas, en el caso de Bernstein, para encontrar algún ejemplo entre lo real y otras materias, también podemos recurr