Ir al contenido principal

15 Buenos Discos de 2017









En la realidad frustrante de no poder acceder a todo disco que ve la luz en el mundo sólo
reconforta el hecho de que parte de esa música es escuchada.

2017 además ha sido especialmente prolífico en jazz; por ello mi selección de discos favoritos
del año es algo más extensa. Por desgracia es necesario poner un límite que responde básicamente
a la gestión de mi tiempo (seguiría añadiendo discos que he disfrutado especialmente en un lista de 20 ó 30)
y a la generosidad del vuestro al acudir a ésta ya tradicional cita del último día del año.


Sin estas limitaciones de acceso a toda música y utópicas agendas vacías, nos encontraríamos
—o, más bien, me encontraría yo— en un escenario perfecto. Aun así, no encuentro justo lamentarse
por las cartas que se han repartido en esta mano de 2017 porque gracias a la cata musical
de unos 300 discos, estos 365 días han sido mejores, han traído dignidad, belleza y refugio.

Agradezco profundamente todo ello.


Aquí tenéis mis 15 discos favoritos de 2017.





Agrima. Rudresh Mahanthappa Indo-Pak Coalition (Producción propia)














Este trío de herencia india, paquistaní, inglesa y americana lleva a sus espaldas más de
una década de buscados encuentros. El saxo alto de Mahanthappa un ente con vida propia
en el jazz contemporáneo, narra con su estilo de estilos en esa voz que posee una mochila
de matices que enriquece y se deja enriquecer por el trío que conforma junto con Dan Weiss
y Rez Abbasi. Un trío que, en realidad, suena como un sexteto; donde los efectos electrónicos
juegan a favor.

Agrima consigue lo impensable: que no echemos de menos los cantos entrelazados de
Mahanthappa y Adam O’Farrill que consiguieron llevarnos a enfrentar una belleza
paralizante en Bird Calls.










Autumn Wind. Scott DuBois (ACT Music)













Las espectáculo y la belleza que ofrecen las estaciones siempre han sido rotundo motivo
de inspiración del que todas las artes se han nutrido. Desde la cantada primavera de
Virgilio en sus Bucólicas hasta el verano de los pinceles de Sorolla.
Por alguna razón el otoño parece especialmente celebrado en el jazz (tanto que tiene su
propio estándar). Pero lo cierto es que existen ciertas características en este Autumn Wind
de Scott Dubois que trascienden con mucho un mero homenaje (como ya sucedió con
Winter Light) y presenta una experiencia sinestésica pues, escuchando dentro de una
estancia, logrará que sintamos ese viento de otoño en la piel y nos llenemos de asombro
al observar el cambio de los colores en las hojas.


La concepción y desarrollo compositivo de la obra comenzó con doce partituras para cuarteto,
cada uno comenzando con una nota diferente —como cada día en el cambiante otoño—,
pero pronto avanzó hacia la idea de los 12 instrumentos —incluyéndolos de uno en uno
en cada tema—, con secciones de viento y metal necesarios para dar voz a los fenómenos
que describe.


Sin duda estas decisiones artísticas son clave para la narración de estas composiciones,
que logran una sorprendente capacidad de creación y un don que supera lo impresionista
hasta hechos directamente descriptivos más allá del pentagrama, logrando cegarnos con
el Mid-November Moonlit Forrest o ver bailar la Autumn Aurora Borealis.



















Beatus Ille. Rufaca Folk Jazz Orchestra (SeedMusic)














Oído a este disco. Corazón a este disco.


Al escuchar la música de Rufaca (un tipo de ventisca capaz de levantar auténticas «olas» de
nieve en las montañas) una se pregunta si Locus Amoenus fue en algún momento un
candidato para titular este trabajo porque las melodías —protagonistas de este meticuloso
viaje sensorial— no responden a un azar ubicuo sino a un legado específico: la música
tradicional que ha sonado durante a saber cuánto tiempo en el Pirineo.


Estas melodías se asientan (o más bien se entrelazan como hiedra) en torno al fuste de
las orquestaciones de Sergi Vergés, capitán de este barco. De modo que, sí, nos
encontramos ante una «Folk Jazz Orchestra»: jazz por la inevitabilidad en los arreglos
de Vergés, y folk porque podríamos decir que se trata de música con Denominación de
Origen Calificada.


La orquestación más relevante del año.











Body And Shadow. Brian Blade & The Fellowship Band (Blue Note

Records)










Un trabajo de The Fellowship Band es un evento que esperamos siempre con avidez y
curiosidad. Esta justificada expectación en realidad suele ser un punto de partida tramposo
a la hora de enfrentar un trabajo. Pero cómo no hacerlo si aún resuena en nosotros Landmarks
y hace tres años de su publicación.
Su sonido sigue creando en quien escucha ese asombro, logrando que nos preguntemos
cómo es posible unir lo espiritual y lo terrenal en un mismo acorde.











Bringin’ It. Christian McBride Big Band (Mack Avenue)














Por momentos, uno de los discos con más swing del año.
Hay que tener en cuenta que uno de los temas del álbum se titula Mr. Bolanges, con lo cual
este trabajo no puede ser otra cosa que copasético.
Tras conseguir encontrar hueco entre sus múltiples ocupaciones, McBride vuelve a reunir su
Big Band (con nuevas incorporaciones) y lo hace con una selección peculiar de temas: desde
composiciones propias hasta el Thermo de Freddie Hubbard o Full House de West Montgomery
pasando por una versión más inventiva del Sahara de McCoy Tyner que rompe por momentos
la rectitud de una orquesta que nos llevará a escenarios aún más interesantes cuando trascienda
esa cierta formalidad y se desmelene definitivamente.










Danza Imposible. Marta Sánchez Quintet (Fresh Sound)















Si con Paternika la compositora y pianista Marta Sánchez reclamó nuestra atención, con
Danza Imposible nos encontramos atrapados en una tela de araña de la que es inútil tratar de
escapar hasta que suena la última nota del disco.

La riqueza compositiva de los temas y el sonido peculiar conseguido por el quinteto crean
texturas musicales que llaman a la caricia o al desasosiego, con conquistas armónicas que
rozan lo mistérico.

No podemos dejar de absorber todo lo que sucede en Danza Imposible —pero nunca
utópica— como quien visita una exhibición pictórica en la que los cuadros cobran vida,
respiran y se transforman sin abandonar su marco.















Duke’s Dream. Enrico Pieranunzi y Rosario Giuliani (Intuition)












El título del disco lo dice casi todo. Tenemos un dúo de jazz que homenajea no a un compositor
esencial para entender la música del siglo XX sino a dos. No importa que lo llamemos Duke’s Dream;
este trabajo de expresión, respeto y disfrute es dos a dos. Por un lado los que dejaron el legado:
Ellington y Strayhorn, y, por otro, quienes toman el testigo para recordarnos esta música
atemporal e increíble. El piano de Enrico Pieranunzi y los saxos de Rosario Giuliani.


No hay año que no tengamos disco basado en el tremendo amor al legado de Ellington
(Matthew Shipp Trio, Fabrizio Bosso/Paolo Silvestri). Y el de 2017 viene en dúo.












Feefifofum Quartet. Feefifofum Quartet (Youkali Music)


















Cuenta Carlos Ibáñez, compositor y contrabajista de esta aventura, que pese a su confesa
debilidad por Wayne Shorter, la elección del título del disco y del propio cuarteto responde
a un argumento nada mitómano, sino a cómo, años atrás, bautizó así un cuarteto, satistecho
con la idea que que cada sílaba representara a un instrumento y creara aquella onomatopeya
con aliteraciones fonéticas que, finalmente, en este Feefifofum Quartet se convertirán en
una herramienta musical, transitando los afelpados fraseos de la música que ofrece el
cuarteto.


Sus composiciones, todas originales de los miembros del cuarteto, muestran la empatía
del grupo, capaz de existir como un ente único sin perder la individualidad en la interpretación
cuando ésta lo precisa; utilizando su talento para crear algo común y claro pero nunca para
forzar fuegos artificiales superfluos. La sólida narrativa y la trascendencia de las etiquetas
consiguen una honestidad que debemos poner en valor.


Recuerdo que conversando sobre este disco en redes sociales, el fotógrafo José Horna me
comentó que lo consideraba jazz matagigantes. No lo he olvidado. Básicamente porque
lo es.














Far From Over. Vijay Iyer Sextet (ECM)











Al escuchar el increíble paso a sexteto de Vijay Iyer queda la clara impresión de que si cada
uno de los instrumentos grabaran su partitura en discos aparte, tendríamos ya un trabajo
de gran valor. El hecho de que esta brillante comunión suceda hic et nunc es un absoluto reto
estético y vital para quien escucha.

Far From Over es un exponente vibrante de todo lo que acontece en el panorama de la
música contemporánea.


Ofrece más de lo imaginable y ese increíble don lo convierte en un trabajo terminantemente
perentorio en su acepción más concluyente.











Fly Or Die. Jaimie Branch (International Anthem)

















Sin duda el bautizo del año. Quien no se ha pasado aún por el banquete no terminará de
hacerse una idea completa de la foto de familia de 2017.


La compositora y trompetista tiene tanto que expresar que nos llevará de habitación en
habitación en esa casa de insania urbanita sin tomar respiro y, sobre todo, sin retomar
el aliento o la atención para enfrentar lo que se nos viene al abrir cada puerta. Nos dará
nuestro respiro —no necesario pero sí deleitable—; una calma ficticia en un juego acústico
y de efectos electrónicos donde si nos dejarnos guiar por la melodía seremos sentenciados
a dejar de escuchar y, simplemente, dejarnos llevar.













Happy Song. Anat Cohen Tentet (Anzic Records)














La compositora y clarinetista Anat Cohen ha decidido no optar por el término orchestra ni
dectet. Y muy bien que hace. Ya bautizó en su día Marty Paich Dek-Tette a su agrupación,
bien puede decantarse Cohen por Tentet, máxime cuando este trabajo supone un tejido musical
de inventiva, posibilidades y, sobre todo, optimismo (y gracias por ello). Celebra el centenario
discográfico del jazz con su particular homenaje a lo que sucedía en torno a la Original Dixieland Jazz Band,
nos invita a su paseo por el chicago de la década de 1930, los ritmos brasileños o un
pentagrama yidis.

Todo ello en una lección de versatilidad del clarinete que no pretende serlo.








Harmony of Difference. Kamashi Washington (Young Turks)



















No creo que muchos lo pusieran en duda pero no, definitivamente The Epic no fue un espejismo
ni flor de un día. Si aquello fue un encuentro entre el hombre y la deidad (musical, universal…
a elección de quien escucha), Harmony of Difference son las Tablas de la Ley del propio
Washington relatadas a través de la calidez y la honestidad de que sigue valiéndose como
ser humano que crea música para sus hermanos en este mundo imperfecto.


Si Desire abre el disco, cerrará el círculo con Integrity; y es que entre el deseo y la integridad
se mueve este inquieto mestizaje de instrumentos, efectos y melodías. Su saxo no grita libertad,
sino humildad, convirtiendo su tema Humility en una reivindicación.


Es trascendental en Harmony of Difference entender que estos estados humanos (el
conocimiento, la integridad… en fin, cada uno de los títulos que propone el disco) no
deben entenderse como pinceladas vitales. No. Todos ellos son incluidos, cantados
—echábamos en falta el trabajo polifónico y aquí estaba— interlazados y transformados
en Truth. Es la armonía de la diferencia; sí, también musicalmente. Porque es la verdad
lo único que contiene al resto.





Long Haul. Jessica Lurie (Chant Records)



















Si me hubiera decantado por un sistema decimal exacto —y no alfabético— a la hora de
ordenar esta lista, Long Haul sería un firme candidato para encabezarla. Llama mucho la atención
que este título, reflejo de la odisea de escollos de una mujer con tanto talento para defender
su lugar en el mundo del jazz, sea tan optimista; no lo es tanto que cada tema visite escenarios
musicales impredictibles.
Nos lleva al asombro con una comodidad que casi agravia. Su fantástico uso del ritmo,
su eclecticismo y la capacidad de descripción envuelto en ese lenguaje tan imaginativo
de Lurie ofrecen una suerte de exposición musical enmarcada en una locura tan
insultantemente cuerda que nunca sabremos lo que sonará a continuación, pero estaremos
deseando descubrirlo.














Open Book. Fred Hersch (Palmetto Records)















Fred Hersch no es un pianista que toca, sino que es. Siempre es y se deja ser, pero cuando
presenta un trabajo solo ante su piano, todo lo que escucharemos y experimentaremos lo
entregará en ese raro material intangible del que están hechas la verdad y la emoción.


La libertad musical de Hersch es igual de pura en cualquiera de las concepciones a que el
propio músico de enfrenta —si es que a estas alturas lo hace. Los espíritus posiblemente
dejan de interesarse sobre conceptos, escalas o modos—, y el ejemplo más claro de Open Book
lo encontramos en los casi 20 minutos del paseo sin tiempo ni destino Through The Forest.


Si existe una melodía hermosa para Hersch, querrá ver dónde lo lleva sin importar quién
la firme. Es la música lo que importa; sólo ese momento importa. Y así lo encontramos,
improvisando y buceando sobre la belleza de una melodía: jugando a dos manos con el
Whisper Not de Benny Golson, dejando sin aire nuestros pulmones con Zingaro o consiguiendo
la versión instrumental de And So it Goes (Billy Joel) que jamás olvidaremos.











Uptown, Downtown. Bill Charlap Trio (Impulse Records)
















Cuánta buena música le debemos a este trío estos últimos años. Aún resuena Notes From New
York cuando en menos de un año tenemos la suerte de conocer este Uptown, Downtown.


Bill Charlap es un orfebre exquisito.


Da lo mismo que el trío opte por un tema Gerry Mulligan (Curtains), pasee por Broadway,
coquetee con los estándares con plácida lisura o sueñe con el duque; todo será «charlapiano»:
introspectivo en un modo generoso, con alzadas de sombrero para Peterson y ofreciendo
el trío de piano clásico que todo oído disfruta: imaginativo, desenvuelto y exhalando clase.


Y de postre, Sophisticated Lady de Ellington









© Textos: Mirian Arbalejo





Comentarios

Entradas populares de este blog

20 Buenos Discos de 2018

Del privilegio que supone haber escuchado tanta música valiosa, emocionante, atrevida, salvada de unas cajas o revelada en pleno insomnio, la única frustración que nos queda a quienes la devoramos es la certeza de que jamás podremos escuchar todos y cada uno de los discos creados a lo largo del año en el planeta. Es una de las razones por las que esta ya tradicional lista que publico el último día del año no lleva el familiar título de "los mejores discos del años". Son mis favoritos de entre algunos centenares. Tanta música de calidad llega a mí cada año... Ojala existiera la posibilidad de hablar de toda.
Comenzaba 2018 con un disco en mis manos: Love, Time and Divination, del cuarteto de Nueva Orleans liderado por el trombonista Mark McGrain. Un disco que resultó siendo realmente significativo y lúcido en su título respecto a lo que estaba por venir: un encuentro entre la tradición y el presente, una apuesta por sacar adelante un trabajo en que el músico cree. 

Cada vez más…

El triunfo de lo mediocre

"Otras cosas ansía tu alma, por otras llora..."Constantino Kavafis


Hace más de 2.500 años, el ser humano aspiraba a la virtud. En Grecia lo denominaban areté. Se trataba de un concepto profundamente arraigado para alcanzar un ideal de ser, de actuar y de llegar a ser.

No es de extrañar que el modelo humano a seguir fuera aquel que consiguiera acercarse e incluso encarnar lo bello y lo bueno (kalós kai agathós), comprendiendo este concepto múltiples facetas personales, sociales y artísticas. La música y el resto de las artes estaban relacionadas con la Filosofía, y, de hecho, poco después Platón completó este canon con su principio metafísico de aspirar a la Idea del Bien.

De modo que nos encontramos ante una sociedad que desea actuar con nobleza, conocer las artes, crear belleza y aspirar al bien. Rara vez se crea arte por complacer a una masa; las artes intentan recrean lo mejor de cuanto rodea al ser humano, ya sea esto físico, sensible o intelectual. No hay que olvidar que l…

'BOGUI'

«No hay nada como estar en casa». L. Frank Baum, El Maravilloso Mago de Oz.

«Has de saber qué cometidos te depara el destino, incluso en tu palacio». Homero, La Odisea.


***


Era el verano de 2005. Andaba yo hojeando con resignación una publicación sobre actividades culturales en Madrid. Y resignación es una palabra clave si estás interesado en jazz en directo, especialmente en el erial que era entonces al respecto el verano madrileño.

«BOGUI», decía la revista. En la calle Barquillo. Lo pasmoso del asunto es que tras la fecha y el horario podía leerse «jam session».

¿Un lugar desconocido en Madrid que prometía jazz en directo? No era tentador, era reglamentario.

Barquillo con Piamonte. Efectivamente, local nuevo. Por lo visto, a estrenar. 

Había un pequeño escenario. Y un señor con sombrero. Y algunos clientes entrando con cierta vacilación. Pero finalmente el trío tocó. Y yo decidí que aquello se convertiría en el salón de mi casa.
















En Bogui he disfrutado, he aprendido, he sentido y he pensado…

'Between Places'

Estos últimos meses he estado acordándome de un capítulo de la serie Perdidos (LOST, 2004 - 2010). Su título es “?” y en él aparece una joven que vuelve a la vida tras haberse ahogado. Tiene después una conversación con uno de los personajes principales de la serie (Mr. Eko), haciéndole llegar un mensaje de Yemi, el hermano muerto de Eko, con quien supuestamente se encontró cuando estaba “between places”, o sea, entre sitios; en este caso entre dos mundos: el de los vivos y el de los muertos.

Between places es la respuesta que podría dar básicamente a cualquier pregunta relacionada con cualquiera de mis aventuras y desventuras; sospecho que muchos de vosotros os veréis identificados con la expresión.




Una de las razones por las que os debía un texto aquí es volver a comunicarme con vosotros tras mi descanso en redes sociales (que, por cierto, son el paradigma del “entre lugares”: ni son la realidad ni dejan de reflejarla). Por ahora Facebook sigue autovetado por la montaña de tropelías e…

Quincy Jones, 'Giant Steps', Slonimsky y John Coltrane

Supongo que ya todos los presentes están enterados de las tres entrevistas a Quincy Jones que se han publicado en menos de dos semanas. Si no es así (o simplemente os apetece repasarlas) no dejéis de leerlas (por ahora sólo en inglés).






La primera y la tercera han sido publicadas en las ediciones estadounidense y británica de GQ el 29 de enero y 10 de febrero). La segunda entrevista (del 7 de febrero) la encontraréis en la revista Vulture. Esta última tiene la clave para la razón de ser de este artículo que estáis leyendo.
Evidentemente, el material que se ofrece en entrevistas tan extensas a una personalidad locuaz y con tal bagaje musical y vital como Quincy Jones no podía pasar inadvertido. El productor, compositor, arreglista, intérprete, etc, etc, ect ha estado y sigue estando a sus casi 85 años en todos los saraos imaginables y, lo que es aún mejor para nosotros como lectores, en los inimaginables. En ese sentido la entrevista más completa es la que corresponde a la larga charla co…

El incidente

Nada cautiva más al ser humano que una buena historia. Si ésta resulta además ser verídica, nuestro interés aumenta y también lo hace nuestra inclinación a compartirla con otros. La aún joven historia del jazz ha dejado cientos de anécdotas memorables, muchas de ellas de naturaleza casi cinematográfica: desde el asesinato de un músico por haber bebido un licor envenenado dirigido a otra víctima hasta la composición de una suite y posterior creación de un único ejemplar de un disco de vinilo para conmemorar haber conocido a una persona. Hechos brutales o sublimes, pero hechos humanos en todo caso. Cuando hace unos días hablábamossobre la figura de Juan Tizol en la seriesobre estándares de jazz, se mencionó, a propósito de los contrastes en su biografía y en su carácter, la navaja que a menudo portaba, y tras la referencia que se hizo respecto a un incidente con el contrabajista Charles Mingus, se despertó el interés de algunos lectores.
Tanto Tizol como Mingus fueron hombres de fuerte car…

Cómo iniciarse en el jazz con una cierta seguridad de no acabar dejándolo para otra vida

Una de las preguntas que más temo pero que más me hacen es qué 

escuchar para iniciarse en el jazz.

Desde que utilizo las redes sociales, me topo con esta pregunta, como 

mínimo, una vez por semana. Y ésa es la razón principal por la que me he  

decidido a escribir este texto.







Es imposible dar una respuesta general porque no existe un comodín que 

responda a los gustos personales de cada uno. Pondré como ejemplo al 

aficionado al rock que pide la recomendación; podem

Más Sobre Mujeres en el Jazz: Una lista musical

Los que me acompañáis desde hace años conocéis ya los grandes clásicos del tema; frases expresadas tan ricamente con las que he tenido que lidiar a menudo:


«Pero eso del jazz, ¿no es de tíos?»
«Pues para ser una mujer toca bastante bien»
«Sé que hay una mujer que toca bien pero no recuerdo el nombre»

El diálogo más reciente al respecto fue tal que así:


—Qué pena que las mujeres no se animen [a tocar jazz].
—Hay muchas mujeres que crean jazz de altísimo nivel.
—Pero no me refiero a las cantantes.


Queridas vocalistas de jazz, no sé muy bien en qué categoría entráis para mi interlocutor y, sinceramente, no estuve interesada en preguntarlo.


Este dislate sobre la realidad musical es por desgracia común. También es anacrónico, incierto y agraviante. Es un tema que he visitado a menudo y en el que he tomado medidas activas. Pero, obviamente, es trabajo de muchos alcanzar una cierta normalidad en este asunto. (Tengo un artículo extenso en el que estudio varios hechos a mi entender significativos y ref…

Estándares de Jazz: 4. 'Caravan'

En ocasiones una decisión que puede en principio parecernos personal, simple y de repercusiones limitadas acaba teniendo un alcance imprevisto.

Imaginemos a un niño nacido en el Puerto Rico de 1900 en el seno de una familia de músicos.

Su tío, Manuel Tizol Márquez, era entonces considerado la figura puertorriqueña más destacada de la música instrumental tanto en el repertorio clásico como en el popular. El pequeño Juan Tizol —según testimonio propio— participaba en la banda de su tío Manuel cuando contaba con tan solo 8 años, y fue posiblemente por aquel entonces cuando tomó una decisión que habría de tener influencia tanto en su carrera como en la evolución de la música americana del siglo XX. La simple pero definitiva elección del pequeño Juan Tizol consistió en dejar el violín para entregarse al trombón de pistones, instrumento al que dedicó el resto de su vida.

En 1920 viajó junto con su orquesta a los EE UU, donde, pese a no conocer el idioma —refiriéndonos con idioma tanto a la len…

"The Tattooed Bride" y la conquista del tiempo

Cuando Columbia Records presentó en 1948 su Long Play de vinilo (LP o elepé) de 33 revoluciones por minuto consiguió entre otras una mejora definitiva respecto a los discos de 78 rpm: ciertamente era ésta una lucha del hombre por conquistar el sonido, pero más aún por conquistar el tiempo.

De este modo se consiguió superar las limitaciones que imponían los aproximadamente cuatro minutos de grabación posibles hasta la fecha para lograr un escenario prometedor con los más de 20 minutos por cara que brindaba el elepé de la Columbia.

Esta nueva posibilidad de grabación se enfocó muy especialmente en obras de música clásica: sinfonías, conciertos o suites que hasta entonces no podían registrarse en un disco de vinilo debido al reducido minutaje que ofrecía. Los artistas de música popular encontraron en los elepés la oportunidad de presentar trabajos que por primera vez podían contener una decena de temas.

El 18 de diciembre de 1950 Duke Ellington y su orquesta grabaron su primer elepé en los …