Ir al contenido principal

'La Cesión de las Voluntades'



Estoy convencida de que esto que voy a contar le sucede, en mayor o menor medida, a la mayoría de las personas. Me refiero a integrarnos en ciertas costumbres y ritos, de los que están bien arraigados en nuestra sociedad, y hacerlo con cara de póker como opción menos retraída.

Por ejemplo: la nochevieja. Por alguna razón llevar a cabo un rito a las doce de la noche parece una buena idea. Tragar doce frutas en doce segundos también lo es. Armar jaleo y tirar petardos hasta la mañana destrozando la salud física y mental de humanos y caninos está permitido "porque es nochevieja". Y posee también un aspecto que siempre me ha llamado la atención: la convicción de que al cambiar de año las cosas cambian ("este año va a ser mejor", "qué ganas tenía de que se acabara este año") cuando en realidad, al pasar de 23:59 horas a las 00:00, tu ciática, tu hipoteca, tu desengaño, tu desempleo van a seguir exactamente igual. 

Pero este pensamiento (el de que las cosas cambian por pasar de un día de diciembre a otro en enero) carga algo diferente al rito de la prueba de las frutas. Busca esperanza. 

Por primera vez en mi vida me he visto definiendo un año (o sea 365 días específicos) como malo. 2019 ha sido física, psicológica y emocionalmente el año más duro de mi vida. La idea de usar el comodín mágico del cambio de año me resultaba útil... o más bien necesario. Por supuesto, enero no cambió mi situación. 

En noviembre de 2019 me sometí a una cirugía muy agresiva de la que no sabía cómo iba a salir. Llegué a ella en un estado físico complejo, tratando de enfocar mis fuerzas en estar tranquila y pasar el trago (aunque por alguna ley no escrita siempre hay factores del entorno especialmente hostiles cuando se busca una cierta serenidad). 

Las primeras semanas de convalecencia me resultaron desafiantes porque, pese al profundo agradecimiento que sentía hacia mi equipo médico y el lógico malestar físico, me vi incapaz de invocar la cara de póker ante lo normalizado pero insoportable para mí: la falta de intimidad y privacidad, la necesidad de independencia, la falta de fuerza para leer o escuchar música... condiciones en las que me iba perdiendo a mí misma y no podía sino observar cómo giraba el mundo. Giraba mal. Mal. Mal. Mal como siempre, pero en aquellos momentos me molestaba continuamente que fuera así. No sucedía nada diferente; era yo quien ya no reflexionaba para mí misma sobre lo evidente —como todos hacemos— sino que vivía en una constante sensación de que todo ese mal hacer que tragamos a diario era insoportable y desesperante.

El primer día que tuve algo de fuerza escribí una frase sobre algo que consideraba evidentemente erróneo. Al día siguiente, otra. Más adelante, un párrafo. 

Y así, sin planificarlo, acabé escribiendo un ensayo sobre el papel de los individuos en las sociedades y el ínfimo valor que damos a entregar nuestra voluntad (a menudo inconscientemente) a otros que no la van a utilizar a nuestro favor, y cómo esta cesión de nuestra voluntad conlleva poderosas consecuencias en la sociedad que conformamos, los sistemas de creencias, las formas de gobierno y hasta nuestras horas de ocio. 

«¿Tiene acaso algo de positivo o atractivo no elegir? ¿Por qué cedemos tan generosamente la gestión de nuestras voluntades?»

Mi deseo es que el libro llegue a muchos. Puede que haya pasajes que nos hagan sentir algo incómodos (o puede que no) pero tengo la sensación de que muchos se sentirán menos solos.

El ensayo bucea en parcelas (como los sistemas de creencias) que en modo alguno tratan de herir sensibilidades, pero es inevitable escribir un ensayo así sin reflexionar sobre temas vitales, y advertiréis que, si leéis con atención, se trata cada capítulo con la mayor honestidad posible.

Espero que os resulte de interés.


Mirian



Comentarios

Leopoldo Simó Ruescas ha dicho que…
Decía Ortega (más o menos) que aunque elijamos no decidir, hemos hecho una elección. Pero dejando al margen el pensamiento orteguiano, a mi juicio, este ensayo sobre La Cesión de las Voluntades conduce en todo momento al concepto de LIBERTAD.
Todo en nuestra vida está condicionado por nuestro entorno, formación y por lo que ha ido en nosotros decantando la experiencia. Cuanto más enriquecedor sea todo ello más libre será nuestra voluntad y nosotros mismos. Gracias Mirian.
Mirian Arbalejo ha dicho que…
Leopoldo, no me había planteado esta lectura sobre la libertad como hilo conductor; posiblemente por mi enfoque dirigido a la voluntad y su cesión (o la imposición de los sistemas de creencias)

He vuelto a leer el ensayo y encuentro la voluntad y la aspiración a la libertad conceptos muy cercanos, aportando quizá mayor motivación a los individuos para resistirse a la la cesión.

Gracias por tu reflexión.

Un abrazo. Mirian.
Leopoldo Simó Ruescas ha dicho que…
Mirian, ya dije que no resulta fácil comentar este ensayo en base a tuits. Y tampoco es cosa de alargarme aquí. Sólo decir que ser libres de condicionantes facilita nuestra capacidad de decisión. Puede que haya algún momento, cuando pase esta locura del Covid-19, para profundizar algo más.
Gracias a ti.
Un abrazo.

Entradas populares de este blog

Estándares de Jazz: 4. 'Caravan'

En ocasiones una decisión que puede en principio parecernos personal, simple y de repercusiones limitadas acaba teniendo un alcance imprevisto. Imaginemos a un niño nacido en el Puerto Rico de 1900 en el seno de una familia de músicos. Su tío, Manuel Tizol Márquez, era entonces considerado la figura puertorriqueña más destacada de la música instrumental tanto en el repertorio clásico como en el popular. El pequeño Juan Tizol —según testimonio propio— participaba en la banda de su tío Manuel cuando contaba con tan solo 8 años, y fue posiblemente por aquel entonces cuando tomó una decisión que habría de tener influencia tanto en su carrera como en la evolución de la música americana del siglo XX. La simple pero definitiva elección del pequeño Juan Tizol consistió en dejar el violín para entregarse al trombón de pistones, instrumento al que dedicó el resto de su vida. En 1920 viajó junto con su orquesta a los EE UU, donde, pese a no conocer el idioma —refiriéndonos con

Estándares de jazz: 7. 'My Favorite Things'

En ocasiones un segundo matrimonio supera con creces una relación anterior. Musicalmente hablando esto es lo que sucedió con el tándem artístico que formaron Richard Rodgers y Oscar Hammerstein II , a quienes se les considera el paradigma creativo del teatro musical del siglo XX. Efectivamente, ambos crearon una carrera profesional y una gran reputación con sus primeros colaboradores. En el caso de Richards Rodgers , su colaboración con Lorent Hart durante más de dos décadas dejó decenas de partituras de musicales tanto para Broadway como para Londres, así como composiciones para Hollywood para contrarrestar la depresión económica en la década de 1930. Posiblemente su musical con mayor repercusión sea Pal Joey . De entre los temas que compusieron a lo largo de esta colaboración, muchos se convirtieron en éxitos y, por tanto, gran número de estas piezas han pasado a formar parte del amplio abanico de estándares de jazz. Son composiciones de Rodgers y Hart Isn’t it Ro

Discos Favoritos de 2022 Y Una Reflexión Sobre Crítica Musical

  Supongo que todos tenemos unas costumbres no muy distintas a la hora de escuchar un disco: mirar la portada, leer los títulos y créditos, y, si somos muy afortunados, leer las cada vez menos presentes —y más necesarias— notas de los discos mientras escuchamos el álbum.     Las primeras notas de March On , el tema que abre el 16.º disco como líder de la compositora y pianista Lynne Arriale ( The Lights Are Always On ) ya provocaron una reacción emocional y de fuerte interés musical. Y era solo el comienzo de uno de los trabajos de representación y expresión histórica más destacables que recuerdo.     Como crítica, había un componente personal sobre el que estuve varios meses reflexionando: todos los temas de The Lights Are Alwayn On están inspirados en eventos de profundo peso de los últimos dos años, con una peculiaridad subjetiva, que yo había vivido y presenciado todos y cada uno de ellos. ¿Hasta qué punto mi reacción al disco del trío de Arriale estaba justificada en lo artísti

'Whiplash', una película sobre algo que no es jazz

El mes pasado tuvo lugar en España el estreno del filme Whiplash , segundo largometraje del director Damien Chazelle , responsable a su vez del guion tanto de la película como del cortometraje previo. Whiplash llegó precedida por una significativa retahíla de premios y nominaciones; opta, sin ir más lejos, a ser elegida la mejor película del año de los premios de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, los comúnmente conocidos premios Ó scar . Será competencia del espectador decidir si ha encontrado emoción, inteligencia o entretenimiento en el filme, pero presenta algunos aspectos que quien firma este blog desea revisar. No existe el deseo de ofrecer análisis cinematográfico alguno, sino de aclarar ciertas consideraciones que merecen puntualización tras la estela dejada por la definición de Whiplash como una película sobre jazz . Es innegable que Whiplash parte del deseo de transmitir, como mínimo, un entorno jazzístico, pues sus dos protagonistas encarn

Cómo iniciarse en el jazz con una cierta seguridad de no acabar dejándolo para otra vida

Una de las preguntas que más temo pero que más me hacen es qué  escuchar  para iniciarse en el jazz.   Desde que utilizo las redes sociales, me topo con esta pregunta, como  mínimo, una vez por semana. Y ésa es la razón principal por la que me he   decidido a escribir este texto. Es imposible dar una respuesta general porque no existe un comodín que  responda a  los gustos personales de cada uno. Pondré como ejemplo al  aficionado al rock que  pide la recomendación; podemos sugerir piezas que  compartan un cierto lugar común , pero sin conocer la discoteca del  interesado  y sus inclinaciones dentro de su género  favorito, veo difícil crear  una norma  general que sirva para todos. A lo que sí voy a atreverme es a dar unas pautas que puedan compensar la ausencia de receta mágica; datos, recursos e incluso actitudes que a mí me han resultado de utilidad en estos 20 años de relación estable que llevo con el señor jazz.

Festival Internacional de Jazz Getxo: Unos apuntes sobre Gestión Cultural

Cuando existe la duda de si estamos siendo testigos de una era de cambios, la forma más rápida de encontrar una respuesta es fijarse en la gestión de la cultura . La transformación en la creación artística da sin duda pistas y es imprescindible para comprender períodos a medio y largo plazo, pero es la gestión cultural —y la diligencia y el celo en su apoyo y distribución— lo que marcará este aviso de forma más inminente.  El arte sobrevive . Siempre lo hará. Decía Aristóteles que el arte es la mímesis de lo humano , y hasta ahora su descripción sigue demostrándose cierta. De modo que aunque presenciemos altibajos en su desarrollo, el arte seguirá existiendo, curiosamente pese a y por  esas peculiares criaturas que resultamos ser . Un tema muy diferente es la logografía en torno al arte (sospecho que nuestra generación será la última que conviva con la crítica musical) y su gestión. El Festival Internacional de Jazz de Getxo cubre diversos frentes fundamentales en una

Gregory Porter y el fenómeno fan

Gregory Porter durante su actuación en el Festival de Jazz de Madrid (Fotografía de Álvaro López del Cerro) Debí haber prestado más atención a las señales. No sólo porque las entradas para el concierto que ofreció Gregory Porter en Madrid llevaban tiempo agotadas , sino porque al llegar al Centro Cultural de la Villa/Fernán Gómez encontré seguidores del cantante que sostenían con cierta solemnidad carteles en busca de una entrada . Menor discreción mostraban aquellos que acechaban en la taquilla pidiendo, suplicando, mendigando u ofreciendo pingües lucros a cambio de mi acreditación. Ya en el auditorio, Porter (Los Ángeles, 1971) fue recibido entre vítores , aplausos y sonrisas de devoción. Es un músico muy querido , cierto, y esta entrega de su público no responde únicamente a su talento como vocalista —con ese timbre de enorme expresividad y profundidad que lo caracteriza en torno a su amplia tesitura de barítono— sino también a su carisma . Dominar un escenario y

Nuestro Bogui

Si hay un buen día de la semana en Madrid, ése es el lunes. Si hay un sitio donde celebrarlo, es Bogui. Y eso que Bogui es mucho más que lunes festivo de Big Band. Es la casa de jazz de todos. Esta mañana nos han cerrado Bogui. Sin razones legales ni laborales, sin descuidos ni errores administrativos. La avaricia, el amiguismo y los tejemanejes del cuarto poder y la política son demasiado peso para que las vigas de un club de jazz lo soporten. Y somos muchos los que nos sentimos como esas vigas porque Bogui es también nuestra casa. “Yo soy Espartaco.” “ Sí, capitán, mi capitan.” Expresadlo como queráis. Sencillamente no pueden ni deben dejarnos sin Bogui. No pueden dejarme sin Bogui: es, por muchas razones, parte de mi Ítaca. Hemos de conseguirlo. Missingduk e seguirá intentando desde aquí formar parte de un David contra Goliat. Cuento con vosotros.

Estándares de jazz: 5. 'Tema de amor/Tema principal de Espartaco'

Posiblemente el nombre Isadore Soifer no resulte familiar para la mayoría, pero si se puntualiza que pronto Mr. Soifer pasó a ser conocido como Alex North , seguramente muchos melómanos y más cinéfilos sabrán quién es el protagonista de esta quinta entrega sobre estándares de jazz . Desde muy joven, North (Pensilvania, 1910 - Los Ángeles, 1991) fijó su atención en dos compositores contemporáneos: Duke Ellington y Sergei Prokofiev. Pronto consiguió estudiar composición en la prestigiosa Juilliard School mientras trabajaba como telegrafista por las noches. Su pasión por los compositores rusos y el hecho de que en la entonces Unión Soviética había una gran demanda para cubrir puestos en telegrafía decidieron a North a continuar sus estudios de composición en Moscú, cuyo conservatorio lo aceptó, convirtiéndose en el primer estadounidense en lograr no sólo ser becado por esta institución sino también en formar parte en la estricta Unión de Compositores Soviéticos . Pero

Estándares de Jazz: 1. 'Lush Life'

I used to visit all the very gay places, Those come what may places, Where one relaxes on the axis of the wheel of life To get the feel of life from jazz and cocktails. The girls I knew had sad and sullen gray faces With distingué traces that used to be there You could see where they'd been washed away By too many through the day. Twelve o'clock tales. Then you came along with your siren song To tempt me to madness. I thought for awhile that your poignant smile Was tinged with the sadness of a great love for me. Ah yes, I was wrong.   Again I was wrong. Life is lonely again and only last year everything seemed so sure. Now life is awful again a trough full of hearts could only be a bore. A week in Paris could ease the bite of it. All I care is to smile in spite of it. I'll forget you, I will While yet you are still burning inside my brain. Romance is mush stifling those who strive I'll live a lush lif