Ir al contenido principal

20 Buenos Discos de 2018



Del privilegio que supone haber escuchado tanta música valiosa, emocionante, atrevida, salvada de unas cajas o revelada en pleno insomnio, la única frustración que nos queda a quienes la devoramos es la certeza de que jamás podremos escuchar todos y cada uno de los discos creados a lo largo del año en el planeta. Es una de las razones por las que esta ya tradicional lista que publico el último día del año no lleva el familiar título de "los mejores discos del años". Son mis favoritos de entre algunos centenares. Tanta música de calidad llega a mí cada año... Ojala existiera la posibilidad de hablar de toda.

Comenzaba 2018 con un disco en mis manos: Love, Time and Divination, del cuarteto de Nueva Orleans liderado por el trombonista Mark McGrain. Un disco que resultó siendo realmente significativo y lúcido en su título respecto a lo que estaba por venir: un encuentro entre la tradición y el presente, una apuesta por sacar adelante un trabajo en que el músico cree. 

Cada vez más discos que llegan a esta lista son autoproducidos; es un tema importante que merece ser tratado con extensión en otra ocasión.

El último disco que he escuchado publicado en 2018 ha sido Carta Blanca (UnderPool), disco debut del cuarteto de Marc Cuevas, que encuentra con acierto nuevos caminos para transmitir. Una música real a la que volver a menudo. Sólida, inventiva.


Aquí tenéis una pequeña selección de mis discos favoritos de 2018.
[*Nota: mi aportación a la Francis Davis / NPR's Jazz Critics Poll consistía, como la del resto de los críticos, en 10 discos. Es un absoluto alivio no acotarme aquí a un número]




***






Both Directions At Once. John Coltrane. (Impulse!)  

Habría sido interesante que hubiéramos escuchado esta sesión de grabación sin conocer el autor. Seguro que nos habríamos ahorrado conversaciones fatuas para pasar a lo importante: música extraordinaria publicada en 2018. Ya nos lo dijo Dave Liebman: la edición de este álbum "es como encontrar una ópera de Mozart en el techo de alguien". Estas dos direcciones a un mismo tiempo nos hablan de la música que había hecho Coltrane y nos deja vislumbrar lo que habría venido en su futuro. Por supuesto también desgrana esa realidad suya: la del instrumentista visceral y el músico que trasciende lo corporal.




Close Up. Sara Serpa. (Clean Feed Records)

La música creada en Close Up, el último trabajo de la vocalista y compositora Sara Serpa junto con Ingrid Laubrock (saxofones) y Erik Friedlander (violonchelo), no existe únicamente para ser escuchada, sino, posiblemente en mayor medida, para ser enfrentada.Toda esta bendita y maldita pureza la intentaremos asumir a lo largo de un sendero pleno en riqueza y conmovedor en matices.







CODE GIRL. Mary Halvorson. (Firehouse 12 Records)

De las numerosas virtudes que posee esta artista, la capacidad de sorpresa es una de las más valiosas, y, aunque el listón lo ponía difícil, con CODE GIRL ha logrado asombrarnos aún más. Extraordinaria guitarrista, singular letrista y ávida creadora... con Halvorson siempre estaremos deseando saber en qué consistirá la próxima parada.








DORAVANTE. Abe Rábade Trío. (Nuba + Karonte Records) 

Otra diapositiva cegadora en matices proyectada en la alegoría musical que es la carrera del creador Rábade y su trío. Un trío que es como una criatura mitológica: con partes de diferentes seres pero realmente conformando uno solo. Ese es el nivel de entendimiento y capacidad de creación. Por cualquier sendero, por cualquier género.







Emanon. Wayne Shorter. (Blue Note Records)

Durante tres discos (y una novela gráfica), Shorter interpreta con su cuarteto habitual (Danilo Perez, John Patitucci y Brian Blade) y la ocasional inclusión de la Orpheus Chamber Orchestra una obra que nos sigue apuntando al tremendo valor compositivo de esta leyenda del jazz.








En Dag I Oktober. Hvalfugl. (Hvalfugl Music)

Tras su hermoso By, Hvalfugl graba esta suite (primera entrega de los hasta ahora 4 capítulos publicados). Realmente se trata de un ensayo grabado en una cabaña, donde aúnan la tradición escandinava y la improvisación.









Kennedy Meets Gershwin. Nigel Kennedy. (Warner Classics) 

Ha sido una fantástica sorpresa encontrar jazz en los dominios habituales de otras músicas. Tal es el caso del violinista Nigel Kennedy, que demuestra que puede hablar perfectamente el lenguaje del jazz (cosa, por cierto, no demasiado común en música clasica) y dejar ejemplo de cómo se interpreta un estándar de jazz.






Live In HealdsburgAnat Cohen y Fred Hersch. (Anzic Records)  

Este dúo de ensueño... se deshace en la boca, calienta el corazoncito. Por suerte se grabó este directo para no olvidar nunca.










Music IS. Bill Frisell. (OKeh) 

Francamente, pocas palabras podrían aportar una descripción útil a este trabajo superando la realidad de su título. Esto es música y esto es la música, en toda su simpleza y complejidad. Por fin volvemos a tener un disco en la soledad plena y repleta de confesiones de Bill Frisell, uno de los músicos más sorprendentes y optimistas de nuestro tiempo, un intérprete con una capacidad especial para captar la belleza y hacérnosla llegar. Un regalo de disco.







Origami Harvest.  Ambrose Akinmusire. (Blue Note Records) 

Aquí está. Un ejemplo vivo de por qué algunos remárcabamos en los últimos años que había que prestar atención al hip hop; era por esto, porque no íbamos a tardar en identificarlo como una pieza básica en discos como Origami Harvest, donde este género es parte del engranaje de un mensaje artístico emocionante del trompetista y compositor Ambrose Akinmusire, junto con el jazz y la música de cámara.






Seymour Reads The Constitution!. Brad Mehldau Trio. (Nonesuch Records)

Pues... Brad Mehldau soñó que el actor Philip Seymour Hoffman le leía la constitución, y de fondo sonaba una melodía que pudo atrapar cuando despertó. Así nació este disco, uno de los más inolvidables de los últimos años en la discografía de este trío.







Standards In Dublin. Gonzalo del Val with Dave Liebman and Ronan Guilfoyle. (Quadrant Records)

Hay que celebrar una serie de decisiones que Gonzalo del Val llevó a cabo al crear este disco: contar con este trío, seleccionar estos temas, interpretarlos con inteligencia y honestidad, trascender cada uno de ellos para crear un todo, y llevarnos prácticamente de la mano (bueno, sí, de las baquetas) a través de los temas. En Standards In Dublin no hicieron falta segundas tomas, y este dato no sorprende lo más mínimo al escuchar el disco.






Still Dreaming. Joshua Redman, Ron Miles, Scott Colley y Brian Blade (Nonesuch)

Entre generaciones, momentos y tiempos discurre Still Dreaming, título inspirado en la que fue banda de Dewey Redman, Old and New Dreams, hace más de tres décadas. Homenaje al padre pero sobre todo al músico (a los músicos fuera de serie), al sendero que une, avanza y, definitivamente, lleva a lugares de recogimiento y asombro.






Temporary Kings. Mark Turner e Ethan Iverson. (ECM)

Dos de Los creadores de jazz más lúcidos de su generación eligen la novela de Anthony Powel para dar título a este disco en el que saxo y piano conversan, confiesan y, sobre todo, figuran —en el sentido etimológico de la palabra, además—. Pero si presenta un valor más allá de la interpretación, este se encuentra, sin duda, en las composiciones: el definitivo camino de baldosas amarillas de este álbum.





The Influencing Machine. Elliot Galvin. (Edition Records)

Todo puede suceder en The Influencing Machine. Y así debe ser. Máxime cuando el título nos lleva a la figura de James Tilly Matthews, empresario de té del siglo XVIII, doble agente y primer caso documentado de esquizofrenia paranoide. Su convencimiento era que su vida estaba siendo controlada por máquinas. Un trabajo brillante del trío de Galvin, que reflexiona sobre nuestra naturaleza y la de nuestro mundo con las herramientas precisas y el discurso más honesto. Una de las obras definitivas de 2018 y de lo que llevamos de siglo.





The Other Side Of Air. Myra Melford's Snowy Egret. (Firehouse 12 Records)

La libertad de The Other Side of Air, su delicadeza y sensibilidad no deben hacernos perder de vista la fortaleza y valentía musical que la formación de la pianista Myra Melford desata en este trabajo, que nos lleva a límites armónicos y melódicos donde no se han recibido aún demasiadas visitas desde la pérdida de nuestros estilistas más personales.







The Window. Cecile McLorin Salvant. (Mack Avenue) 

El disco más valioso de McLorin Salvant hasta la fecha, lo cual es decirlo todo. Se podría escribir un ensayo sólo con el comienzo y el final de The Window. La verdad del directo buceando entre los regalos dejados por Bernstein (uno de los pocos trabajos que han celebrado el centenario de su nacimiento) o Stevie Wonder, con una voz cómoda en cualquier registro, capaz de emocionar e interpretar desde el Tin Pan Alley hasta el lied.





Universal Beings. Makaya McCraven. (International Anthem)

Este doble disco recoge actuaciones del baterista Makaya McCraven en cuatro ciudades, consiguiendo con mayor claridad aún esa conexión con toda música (su nacimiento en París, su ascendencia húngara, su carrera en Chicago, su conocimiento del folclore y del hip-hop...) y, claro está, el valor del ritmo mucho más allá del acompañamiento. Prueba valiosa de ello es el interlazado de patrones e improvisaciones junto al vibráfono de Joel Ross.






Vientos Cruzados. Luis Verde Quartet. (Autoproducción)

El imaginario musical de Luis Verde sigue expandiéndose, y todos los frentes que toca resultan interesantes. Vientos Cruzados es sólo un ejemplo de ello.











WORK. The Complete Compositions of Thelonious Monk. Miles Okazaki. (Autoproducción) 

Escuchar esta filigrana de Okazaki sólo puede hacernos sentir humildad y asombro. Toda la obra de Thelonious Monk en su guitarra y en su manera de hacer música.











© Mirian Arbalejo






Comentarios

Entradas populares de este blog

El triunfo de lo mediocre

"Otras cosas ansía tu alma, por otras llora..."Constantino Kavafis


Hace más de 2.500 años, el ser humano aspiraba a la virtud. En Grecia lo denominaban areté. Se trataba de un concepto profundamente arraigado para alcanzar un ideal de ser, de actuar y de llegar a ser.

No es de extrañar que el modelo humano a seguir fuera aquel que consiguiera acercarse e incluso encarnar lo bello y lo bueno (kalós kai agathós), comprendiendo este concepto múltiples facetas personales, sociales y artísticas. La música y el resto de las artes estaban relacionadas con la Filosofía, y, de hecho, poco después Platón completó este canon con su principio metafísico de aspirar a la Idea del Bien.

De modo que nos encontramos ante una sociedad que desea actuar con nobleza, conocer las artes, crear belleza y aspirar al bien. Rara vez se crea arte por complacer a una masa; las artes intentan recrean lo mejor de cuanto rodea al ser humano, ya sea esto físico, sensible o intelectual. No hay que olvidar que l…

'BOGUI'

«No hay nada como estar en casa». L. Frank Baum, El Maravilloso Mago de Oz.

«Has de saber qué cometidos te depara el destino, incluso en tu palacio». Homero, La Odisea.


***


Era el verano de 2005. Andaba yo hojeando con resignación una publicación sobre actividades culturales en Madrid. Y resignación es una palabra clave si estás interesado en jazz en directo, especialmente en el erial que era entonces al respecto el verano madrileño.

«BOGUI», decía la revista. En la calle Barquillo. Lo pasmoso del asunto es que tras la fecha y el horario podía leerse «jam session».

¿Un lugar desconocido en Madrid que prometía jazz en directo? No era tentador, era reglamentario.

Barquillo con Piamonte. Efectivamente, local nuevo. Por lo visto, a estrenar. 

Había un pequeño escenario. Y un señor con sombrero. Y algunos clientes entrando con cierta vacilación. Pero finalmente el trío tocó. Y yo decidí que aquello se convertiría en el salón de mi casa.
















En Bogui he disfrutado, he aprendido, he sentido y he pensado…

'Between Places'

Estos últimos meses he estado acordándome de un capítulo de la serie Perdidos (LOST, 2004 - 2010). Su título es “?” y en él aparece una joven que vuelve a la vida tras haberse ahogado. Tiene después una conversación con uno de los personajes principales de la serie (Mr. Eko), haciéndole llegar un mensaje de Yemi, el hermano muerto de Eko, con quien supuestamente se encontró cuando estaba “between places”, o sea, entre sitios; en este caso entre dos mundos: el de los vivos y el de los muertos.

Between places es la respuesta que podría dar básicamente a cualquier pregunta relacionada con cualquiera de mis aventuras y desventuras; sospecho que muchos de vosotros os veréis identificados con la expresión.




Una de las razones por las que os debía un texto aquí es volver a comunicarme con vosotros tras mi descanso en redes sociales (que, por cierto, son el paradigma del “entre lugares”: ni son la realidad ni dejan de reflejarla). Por ahora Facebook sigue autovetado por la montaña de tropelías e…

Quincy Jones, 'Giant Steps', Slonimsky y John Coltrane

Supongo que ya todos los presentes están enterados de las tres entrevistas a Quincy Jones que se han publicado en menos de dos semanas. Si no es así (o simplemente os apetece repasarlas) no dejéis de leerlas (por ahora sólo en inglés).






La primera y la tercera han sido publicadas en las ediciones estadounidense y británica de GQ el 29 de enero y 10 de febrero). La segunda entrevista (del 7 de febrero) la encontraréis en la revista Vulture. Esta última tiene la clave para la razón de ser de este artículo que estáis leyendo.
Evidentemente, el material que se ofrece en entrevistas tan extensas a una personalidad locuaz y con tal bagaje musical y vital como Quincy Jones no podía pasar inadvertido. El productor, compositor, arreglista, intérprete, etc, etc, ect ha estado y sigue estando a sus casi 85 años en todos los saraos imaginables y, lo que es aún mejor para nosotros como lectores, en los inimaginables. En ese sentido la entrevista más completa es la que corresponde a la larga charla co…

El incidente

Nada cautiva más al ser humano que una buena historia. Si ésta resulta además ser verídica, nuestro interés aumenta y también lo hace nuestra inclinación a compartirla con otros. La aún joven historia del jazz ha dejado cientos de anécdotas memorables, muchas de ellas de naturaleza casi cinematográfica: desde el asesinato de un músico por haber bebido un licor envenenado dirigido a otra víctima hasta la composición de una suite y posterior creación de un único ejemplar de un disco de vinilo para conmemorar haber conocido a una persona. Hechos brutales o sublimes, pero hechos humanos en todo caso. Cuando hace unos días hablábamossobre la figura de Juan Tizol en la seriesobre estándares de jazz, se mencionó, a propósito de los contrastes en su biografía y en su carácter, la navaja que a menudo portaba, y tras la referencia que se hizo respecto a un incidente con el contrabajista Charles Mingus, se despertó el interés de algunos lectores.
Tanto Tizol como Mingus fueron hombres de fuerte car…

Cómo iniciarse en el jazz con una cierta seguridad de no acabar dejándolo para otra vida

Una de las preguntas que más temo pero que más me hacen es qué 

escuchar para iniciarse en el jazz.

Desde que utilizo las redes sociales, me topo con esta pregunta, como 

mínimo, una vez por semana. Y ésa es la razón principal por la que me he  

decidido a escribir este texto.







Es imposible dar una respuesta general porque no existe un comodín que 

responda a los gustos personales de cada uno. Pondré como ejemplo al 

aficionado al rock que pide la recomendación; podem

Estándares de Jazz: 4. 'Caravan'

En ocasiones una decisión que puede en principio parecernos personal, simple y de repercusiones limitadas acaba teniendo un alcance imprevisto.

Imaginemos a un niño nacido en el Puerto Rico de 1900 en el seno de una familia de músicos.

Su tío, Manuel Tizol Márquez, era entonces considerado la figura puertorriqueña más destacada de la música instrumental tanto en el repertorio clásico como en el popular. El pequeño Juan Tizol —según testimonio propio— participaba en la banda de su tío Manuel cuando contaba con tan solo 8 años, y fue posiblemente por aquel entonces cuando tomó una decisión que habría de tener influencia tanto en su carrera como en la evolución de la música americana del siglo XX. La simple pero definitiva elección del pequeño Juan Tizol consistió en dejar el violín para entregarse al trombón de pistones, instrumento al que dedicó el resto de su vida.

En 1920 viajó junto con su orquesta a los EE UU, donde, pese a no conocer el idioma —refiriéndonos con idioma tanto a la len…

Más Sobre Mujeres en el Jazz: Una lista musical

Los que me acompañáis desde hace años conocéis ya los grandes clásicos del tema; frases expresadas tan ricamente con las que he tenido que lidiar a menudo:


«Pero eso del jazz, ¿no es de tíos?»
«Pues para ser una mujer toca bastante bien»
«Sé que hay una mujer que toca bien pero no recuerdo el nombre»

El diálogo más reciente al respecto fue tal que así:


—Qué pena que las mujeres no se animen [a tocar jazz].
—Hay muchas mujeres que crean jazz de altísimo nivel.
—Pero no me refiero a las cantantes.


Queridas vocalistas de jazz, no sé muy bien en qué categoría entráis para mi interlocutor y, sinceramente, no estuve interesada en preguntarlo.


Este dislate sobre la realidad musical es por desgracia común. También es anacrónico, incierto y agraviante. Es un tema que he visitado a menudo y en el que he tomado medidas activas. Pero, obviamente, es trabajo de muchos alcanzar una cierta normalidad en este asunto. (Tengo un artículo extenso en el que estudio varios hechos a mi entender significativos y ref…

"The Tattooed Bride" y la conquista del tiempo

Cuando Columbia Records presentó en 1948 su Long Play de vinilo (LP o elepé) de 33 revoluciones por minuto consiguió entre otras una mejora definitiva respecto a los discos de 78 rpm: ciertamente era ésta una lucha del hombre por conquistar el sonido, pero más aún por conquistar el tiempo.

De este modo se consiguió superar las limitaciones que imponían los aproximadamente cuatro minutos de grabación posibles hasta la fecha para lograr un escenario prometedor con los más de 20 minutos por cara que brindaba el elepé de la Columbia.

Esta nueva posibilidad de grabación se enfocó muy especialmente en obras de música clásica: sinfonías, conciertos o suites que hasta entonces no podían registrarse en un disco de vinilo debido al reducido minutaje que ofrecía. Los artistas de música popular encontraron en los elepés la oportunidad de presentar trabajos que por primera vez podían contener una decena de temas.

El 18 de diciembre de 1950 Duke Ellington y su orquesta grabaron su primer elepé en los …